Curiosidades

Esa chica de vanguardia que tiene retaguardia

Hablemos de esa chica de vanguardia que tiene retaguardia y que no es otra que Elvira, señora de las Tinieblas. La conexión entre Halloween y la mentada es inseparable; de hecho, muchos le han otorgado el reinado de la escalofriante festividad. Yo pretendo desviar un poco la atención de las casi infinitas apariciones de esta, televisivas o no, de los prolíficos productos de su chispeante humor… y, centrarme en ciertos datos concernientes a la iconografía erótica del personaje, encarnado por Cassandra Peterson.

Sigue más abajo…

Curiosidades

Cabe resaltar que Peterson, con dieciocho meses, se lanzó una cazuela de agua hirviendo encima. Este terrible suceso le provocó graves quemaduras en el treinta y cinco por ciento del cuerpo, que se concentraron, en especial, en la espalda, la zona del cuello y los hombros, y la hicieron pasar por multitud de intervenciones reconstructivas. Así pues, el vestido que luce al interpretar a Elvira cubre todas las zonas afectadas y, «enseña solo las partes buenas», afirma la propia Cassandra. El pronunciado escote en V que engalana el negrísimo y ceñido paño ha tenido un único ajuste a lo largo de los años, llevado a cabo tras dar a luz, y remarca sus pechos con un escote de vértigo. Estos mismos senos han sido y siguen siendo foco de controversia, por ello y en diversas ocasiones, ella ha permitido que se los palparan para poder aseverar de ese modo que no se trata de prótesis y que nunca se ha realizado ningún tipo de cirugía.

La madre y la tía de Cassandra tenían una tienda de disfraces y aquello influenció a la futura actriz; a la par, y años más tarde, lo hizo el mundo drag: «Siempre le digo a la gente que fui criada por un grupo de drag queens salvajes. Estuve rodeada de tantas drag queens y hombres homosexuales cuando era joven… Estas otras dos drag queens, el Sr. Bobby y Tawny Tan, me hicieron disfrazarme de mujer —aunque ya lo era— y hacíamos The Supremes», relató a The San Francisco Bay Guardian.

No exagero al ratificar que la figura de Elvira y la carrera per se de Cassandra Peterson a expensas del personaje que la hace célebre han sido posibles gracias a Elvis. El Rey del Rock coincidió con la entonces corista de diecisiete años en el International Hotel de Las Vegas. Y, en la suite en la que este daba una de sus fiestas, ambos se separaron del resto de invitados, charlaron durante horas, cantaron, compartieron anécdotas y hasta tuvieron tiempo para consejos; el de Elvis fue: «Si realmente quieres estar en el mundo del espectáculo, tienes que salir de esta ciudad… Acabas de cantar conmigo y tienes una voz muy bonita. Deberías recibir lecciones de canto y empezar a cantar. Cuando tengas veinticuatro o veinticinco años, serás demasiado mayor para bailar. Tienes que empezar a pensar en una carrera profesional diferente si quieres permanecer en el mundo del espectáculo». Y Cassandra se lo tomó al pie de la letra, ya que acabó partiendo a Hollywood.

Si bien he dicho que esta publicación iba a tratar sobre determinados datos relativos a la iconografía erótica del personaje de Elvira, no quiero pasar por alto un episodio del que, hoy en día, sigue hablándose. Peterson, en una entrevista en el medio Blender, en el año 2008, reveló que perdió la virginidad con Tom Jones. Ajá, el Tom de What’s New Pussycat y otros tantos éxitos.

El mismo, famoso por ser un símbolo sexual, parece ser que ha sido bendecido (o maldecido, según se mire) con una naturaleza generosa, la cual se revela vigorosa entre los masculinos muslos, mas también semeja o, al menos por esa época, que el hombre andaba escaso de tacto. Cassandra, después del encuentro sexual, precisó asistencia médica a causa de un desgarro vaginal y sus consiguientes puntos de sutura. Con todo y con esas, pensó que lo suyo con Jones era más que un idilio, sin embargo, la noche siguiente a la de los hechos, lo vio acompañado por otras dos coristas.

Mucho tiempo más tarde, se rumoreó la historieta de que mientras Peterson estaba en su camerino ataviándose de Elvira, de fondo sonaba Tom Jones. No obstante, tildar esto último de rumor, de mero chisme, encaja más si reparamos con lo confesado por la actriz en una entrevista del año 2021 para Yahoo Entertainment: «Años más tarde, cuando era actriz en Los Ángeles, o intentaba ser actriz, un amigo mío y yo fuimos a Las Vegas para ver a Tom Jones y de alguna manera me las arreglé para ir detrás del escenario. Y al decirle: ¿Te acuerdas de mí?; lo que él respondió fue: Sí, tú eres la que tiene las cicatrices en la espalda».

«La chica que se escapó», he ahí el apodo con el que se refería Hugh Hefner a Cassandra Peterson, puesto que Elvira podría haber sido portada de la revista Playboy. Ella quiso consultar con sus fans el asunto (se dice que se le llegó a ofrecer un millón de dólares) y, aprovechando su paso por una convención, abrieron un panel de discusión y la gran mayoría de los seguidores votó porque ese posado nunca se diera, alegando que, de efectuarlo, el desnudo arrebataría el halo de encanto que rodea a la señora de la Oscuridad.

Lo exiguo aquí narrado, junto a dispares y múltiples vivencias, hizo factible la creación de Elvira, reina de las Tinieblas por parte de Cassandra. El look desenfadado, atrevido, esa agudeza ácida y desternillante, en realidad, van mucho más allá de un simple personaje y así lo declara Peterson: «Para muchas niñas y mujeres hechas y derechas, Elvira es una gran heroína, porque a ella no le importa una mierda su apariencia, si es sexy o lo que sea. Ella va a hacer lo que quiera (…)».

Y honrando y, quizás, haciendo algo propias las palabras de Elvira (a excepción de lo referente a las conversaciones), me despido hasta nuestra próxima coyuntura con: «Me gustan cortas tanto mis conversaciones como mi ropa; así resulta más fácil salir de ellas».

P.D. Internet está plagado de publicaciones sobre la protagonista de estos párrafos; algunas difieren entre sí, y en este texto se han plasmado aquellas basadas en las declaraciones de la propia Cassandra Peterson.

San Valentín: 50% de DTO. + SUCCIONADOR GRATIS

X