10 canciones para un sexo apoteósico

Cambiad el chip: este no es el típico artículo de Canciones para hacer el amor en el que se escogen –por quincuagésima vez– las bandas sonoras de Dirty Dancing y Titanic, o clásicos como Marvin Gaye. Es más, las canciones para tener sexo no tienen por qué hablar o sonar a sexo o romance. Muy probablemente, la mayor parte que hayamos oído en nuestras alcobas poco tienen que ver con el acto sexual en sí. Y, además, existe gente que soporta pocos estilos musicales… Estas, entre otras, son las razones por las que he confeccionado una playlist con las canciones que nuestra Redacción se imagina (¡o ha tenido!) un sexo apoteósico. Pasen y oigan…

Sexo

Spotify o Youtube: ¡Tú eliges cómo escucharlas!

Hemos creado una cuenta en Spotify solo para poder ofrecerte la posibilidad de disfrutar nuestra selección musical de manera continuada. Aunque nosotras preferimos que la acompañes por la historia sensual que narramos tras cada vídeo de Youtube, entendemos que quieras poner en acción tu relato erótico sin pausas. Aquí tienes 10 canciones para un sexo apoteósico, ¡tú eliges cómo escucharlas!

Casi cualquier canción puede funcionarte en la cama. Piensa que, cuando suenen, vas a ser una –o todas– las corcheas de su pentagrama… ¡en movimiento! Y entrégate a su son o dispón tu voluntad con sus melodías. La música es un arte tan humano como el trayecto vital que recorremos: solos, en pareja o en manada, nuestras fantasías nacen, se acrecentan y se expanden con la música (y con musicalidad) como el contagio más dulce y salubre que la ciencia jamás haya clasificado.

Aún más, en la música y con ella, nos clasificamos y desmarcamos, desgraciadamente –a veces– nos descalificamos, pero ¡qué le vamos a hacer!… Cuando se trata de gustos, todos luchamos por imponer nuestro olfato (el gusto se tiene por narices), y cuando algo nos huele mal, apartamos nuestros ojos y no entramos en contacto. Pues bien, esperamos que alguna de las siguientes canciones provoque que tus manos se deslicen, tu mirada se fije y tu lengua recorra el manjar que es un buen sexo al ritmo, y bajo la melodía de alguna de estas canciones.

10 canciones para un sexo apoteósico

En Vogue – Free Your Mind


Llega el viernes y huele a combate. Desconectada de la rutina, enfundada en algo de cuero y desinhibida, se impone mi Ley. La guerra no es una opción: yo doy las órdenes.

Garbage – Queer


Sigo al mando, pero ahora juego con más calma. La víctima ha quedado a mi merced y voy a disfrutar su sumisión. Quizás estoy gozándolo demasiado…

Kawehi (Nine Inch Nails cover) – Closer


Y, ahora ya no sé quién tiene las riendas de la situación. Todo es posible. Vendas, cintas y fustas se esparcen por el dormitorio…

Tighten Up – The Black Keys


Salimos a la calle y volvemos pronto a casa. Todo es divertido: jugamos a jugar que jugamos con juguetes. Se engendra confianza…

Nicolas Jaar – Mi Mujer


… las energías siguen intactas. Los domingos tienen sinónimos: amanecer dulce e inquieto; fiestas Chill-Out con los amigos; y vuelta a la cama para un polvo tan suave como placentero.

Gita – Moderat


Somos todo pasión, todo intensidad; el corazón bombea potente y lentamente la sangre suficiente que necesitan nuestros extremos, para unirse. Ahora, somos todo excitación contenida, todo un pulso al clímax… No queremos que llegue y es lo único que deseamos.

Tristeza – Empress of


Al despertar cada mañana, descubro que se me ha ido la tristeza… con la Luna llena… Luna de múltiples… aullidos.

How does it make you feel? – Air


Y seguimos descubriendo nuestros cuerpos; aprendiendo cómo nuestras espaldas se tensan. Mientras tanto, la piel se hace suave silicona: nos hemos convertido en nuestros propios objetos de placer…

My Body is a Cage – Arcade Fire


Nuestras almas han quedado presas: bailamos con nuestros sexos, en nuestros sexos, sobre las sábanas, entre las almohadas, y exhibimos apoteósicas exaltaciones de nuestras figuras… una y otra vez.

Fujiya & Miyagi – Pussyfooting


Solo basta una mirada para hacerme sonreír, y jugar allá donde nos encontremos. Ayer, fuimos a cenar a un restaurante en el centro; yo llevaba un pequeño vibrador y él tenía el mando a distancia…

Esperamos que lo hayas gozado y, por supuesto, te invitamos a que nos mandes tu playlist. Deja tu comentario…

Más música para hacer el amor:

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos sexuales
– actualizaciones de productos
– ofertas y promociones exclusivas
– y los relatos eróticos de mayor calidad.

* Información necesaria