Películas eróticas

«Sexploration»: La aventura sexual más épica jamás grabada

En 2015, una conocida empresa canadiense inició una campaña de crowdfunding en Indiegogo para recaudar 3,4 millones de dólares, con una declaración de intenciones que comenzaba con estas palabras: «Sin grandes exploradores y aventureros, el mundo, tal como lo conocemos, sería un lugar completamente diferente. Ya sea por el descubrimiento de nuevas tierras o incluso por medio de la innovación industrial y cultural, las grandes mentes y las almas valientes han cambiado para siempre la forma en que vemos y experimentamos el mundo. Colón, Galileo, Da Vinci, Edison y Ford, entre otros, han ayudado física y culturalmente a dar forma al planeta que actualmente llamamos hogar. Recientemente, sin embargo, el enfoque se ha desplazado hacia lo que se encuentra más allá de la atmósfera de la Tierra. Algunos están contemplando la colonización de Marte, mientras que otros prometen ascensores al espacio para 2050».

¿Exploradores y aventureros? ¿Colón, Galileo, Da Vinci? ¿Colonización de Marte? ¿Un proyecto de 3,4 millones de dólares? Si eres un amante de la ciencia ficción y los viajes espaciales como yo, seguro que tu imaginación ha comenzado a volar: ¿Una máquina de teletransportación? ¿Un dispositivo de criogenización biomecánico? Frío, frío. El proyecto buscaba algo más…caliente: rodar la primera película pornográfica en el espacio.

Sigue leyendo…

Películas porno

Sexploration: El programa espacial de Pornhub

Pornhub, la web de porno más grande y visitada de Internet, contrató a Digital Playground, uno de los mayores estudios pornográficos de EEUU (a quien debemos títulos como Apocalypse X, Pirates y, sobre todo, DVD de sexo virtual), para abordar la grabación de este proyecto cinematográfico. Su intención: «Unirse a las filas de Armstrong y Gagarin al ser pioneros en una misión única para desafiar la gravedad, hacer historia y ampliar los límites de la exploración intergaláctica al filmar la primera sex tape en el espacio. Al hacerlo, no solo cambiaremos la cara de la industria para adultos, sino que también haremos una crónica de cómo funciona un componente central de la vida humana mientras está en órbita».

No es de extrañar que los actores porno Johnny Sins y Eva Lovia aceptaran entrar en la historia de la humanidad, uniéndose a las filas del primer hombre en viajar al espacio exterior y el primero en pisar la luna, solo que, en su caso, Johnny sería el primer hombre en follar en el espacio exterior (o eso creemos) y Eva, la primera mujer (muy bíblico, la verdad) a la que un hombre llevaría a la luna (literalmente) de un polvazo.

¿Y por qué estos actores y no otros? ¿Tenían un doctorado? ¿Experiencia en investigaciones científicas? No. Porque eran, simple y llanamente, buenos actores de la industria del entretenimiento para adultos. Eva Lovia acababa de ganar la DP Star 2015 (DP de Digital Playground) y firmar un contrato de exclusividad con ellos, y Johnny Sins contaba con más de ocho años de experiencia en el mundillo y «un apéndice muy impresionante en su haber». Además, los dos sumaban «ansia de aventura, entusiasmo y curiosidad», imprescindibles para embarcarse en el reto. A fin de cuentas, según Pedro Duque, el requisito esencial para ser astronauta como él es tener muy buena actitud y contar con preparación mental, y a Eva y Johnny les sobraba de lo primero. En cuanto a la preparación, un alto porcentaje de los 3,4 millones de dólares que costaría el proyecto (el 60%) estaría destinado a entrenar durante seis meses a la tripulación y a equiparla, así como al uso del transbordador que les llevaría en su viaje al espacio.

Considerando que Pornhub pertenece a Mindgeek, un gigante de la producción de contenidos para adultos, que tiene unos ingresos anuales de unos 460 millones de dólares, no se entendía muy bien por qué necesitaría una campaña de crowdfunding para Sexploration. Corey Price, Vicepresidente de Pornhub, aclaró al respecto que su intención era ofrecer a los millones de miembros de su comunicad virtual «la oportunidad de ser parte de la aventura sexual más épica jamás grabada, que hará que las vidas cambien y los límites se rompan». Y no solo eso, además de contribuir a tamaña gesta espacial, los donantes también disfrutarían de beneficios extra, dependiendo de la cantidad donada. Con sugerentes títulos como Vía Láctea, Titán, Marte, Venus o Apolo 69, los beneficios de cada aportación consistían en premios tan variados como una bolsa de regalos del Programa Espacial de Pornhub, suscripciones a la web de Johnny Sins, la posibilidad de trazar una escena completa en el guión de la película o entradas VIP a la fiesta de lanzamiento de la película.

La aventura sexual más épica jamás grabada

Un proyecto pionero y audaz, más de 27 billones de visitas anuales a su web, beneficios extra para los donantes… Pornhub estaba convencido de que, en apenas dos meses, conseguiría los fondos necesarios para que el equipo de rodaje viajara al espacio en 2016, y que Johnny Sins y Eva Lovia se convirtieran en «los primeros humanos en rodar una escena de sexo fuera del planeta Tierra» en «la aventura sexual más épica jamás grabada». Se equivocaba. Bueno, solo en parte, Sexploration fue la aventura sexual más épica jamás grabada, ya que nunca se grabó.

Apenas consiguieron 1388 patrocinadores y 231.880 euros de recaudación, lo que suponía un 6% del dinero que necesitaban para rodar la película pornográfica. ¿Por qué? ¿Porque algunas de las bonificaciones llamaban a engaño y Urano era, en realidad, conseguir uno de los 2 trajes espaciales usados por los «sextronautas» (incluyendo su ropa interior) y Agujero Negro, uno de los accesorios hechos a medida para la grabación en el espacio? ¿Porque una cosa es visitar gratis su web y otra muy distinta, apoquinar pasta o reconocer que no solo te masturbas viendo vídeos, sino que además quieres financiar uno?

¡Quién sabe! Lo único que sí sabemos es que Pornhub consideró un éxito la repercusión de Sexploration, ya que no solo se hicieron eco medios como USA Today, Paris Match, The Huffington Post o Vice, sino también se inició un interesante «debate multinacional sobre las variables científicas y tecnológicas asociadas con nuestro esfuerzo». Además, según Corey Price, el equipo de Pornhub se mantendría firme en su objetivo de «filmar el primer video sexual en el espacio. A medida que la tecnología continúe evolucionando, también lo hará nuestro ingenio para seguir ampliando los límites de la exploración sexual».

Sinceramente, espero que lo hagan. O que, por lo menos, siga el debate social en torno a la necesidad de seguir investigando sobre la actividad sexual humana en el espacio exterior, un tema tan inexplorado como los confines del universo.

Oferta de primavera: 40% de DTO. + JUGUETE GRATIS

X