Relatos ero: exhibicionismo – Relatos eróticos cortos

Otra autora premiada, y con varias obras a sus espaldas, visita el blog para ofrecerte relatos eróticos cortos muy intensos. Su nombre, Adriana Bertorelli; sus historias, fuego erótico; el tema de hoy, exhibicionismo. Sigue leyendo…

Relatos eróticos

Relatos ero: exhibicionismo

Miradas indiscretas Relato erótico corto (1)

Siento que la semana no va a terminar nunca. Cuento los días. Espero el sábado con desesperación voraz. Anticipo sus miradas, sus ganas, su imposibilidad de tocarme. Me gusta tenerlos como corderitos, mirándome hambrientos, cuando están acostumbrados a ser lobos de colmillos afilados. Ellos, que sonrojan con gestos soeces, con palabrotas que escandalizan a las mujeres que pasan. Que las dejan mudas de tanto morbo a la intemperie, de tanta vulgaridad. Que se tocan y se exhiben como animales en manada. Pero a mí no me sonrojan, no. Yo los sonrojo a ellos.

Los sábados por la mañana, al momento en que escucho los ruidos de la construcción, comienzo a relamerme. El sonido lejano de los martillos sobre el hormigón me da la señal de salida. Cada vez, le añado más a la ceremonia: salgo a la piscina con apenas algo de ropa, camino como un gato sorbiendo mi piña colada y me desvisto lentamente. Juego con mi pelo, echo la cabeza hacia atrás y me expongo para que ellos, que son mi público, me vean encendida, como quiero que me vean.

Para darles tiempo a que lleguen, uno a uno, reventando de ganas, me acaricio suavemente los pezones con el vaso helado, mientras miro como aparecen los obreros en los andamios de la construcción de enfrente. Abro las piernas y sus ojos me penetran. Entonces, me sumerjo desnuda por un rato en la piscina, sin dejar de mirarlos, para dar tiempo a que venga el resto.

Cuando emerjo, noto que los sonidos se hacen escasos porque ya ninguno quiere trabajar, solo observarme mientras escojo a uno. Uno a quien mirar de frente, un elegido a quien desvestir con la mirada. Uno a quien, ese sábado, le dedico mi cuerpo, que late por todos esos hombres que me miran, mis hombres. Tengo mil ojos recorriéndome, entrando por la hendidura de mi culo, cuando me agacho a recoger la toalla y me abro de piernas. Me ofrezco toda desde atrás, me abro entera como una flor púrpura hecha agua, mientras imagino que mi elegido me monta sin mediar palabra, y me da azotes con sus manos fuertes y callosas, ante las miradas atónitas de quienes no me podrán tener jamás.

Tengo sus ojos sobre mí y siento que mis pezones van a estallar, que mis jugos se hacen infinitos, que mi piel late entera, que mi clítoris se dilata y se expande. Mis manos me encuentran y me siguen buscando cada vez más rápido y, entre mis piernas, puedo verlos con los pantalones a reventar, con sus bestias queriendo salir. Se tocan, se masturban con las bocas entreabiertas, porque es la primera vez que una hembra los calla, y no al revés. Hasta aquí puedo oler lo agrio de su sexo. Miren lo que les hago, son míos y yo no soy de nadie, les grito mientras exploto y mi entrepierna se inunda de un jugo tibio y perfumado que lleva el nombre de cada uno de mis hombres, que miran atónitos cómo llego al orgasmo cada sábado, cuando mis gemidos se hacen tan intensos que se oye el eco en toda la construcción.

Juegos eróticos

Exhibicionismo: ¿Puede ser un juego erótico?

SIGUE LEYENDO…

Tu postre Relato erótico corto (2)

Déjame ajustar la cámara, para que veas bien todo lo que te hago. Ya por ti he sido enfermera, policía, contorsionista, maestra, colegiala, monja, ciega y exorcista. Imagino cada vídeo con un nombre clave, cuidadosamente clasificado, y ocultado a tu mujer. Quizá un día descubras que ella también tiene fantasías. Imagino cuántas veces habrás visto cada una de las que tanto te gustan. ¿Qué pretexto pondrás esta vez para escaparte media hora para pasarla conmigo?

¿Sientes cómo te beso y te lamo? ¿Sientes cómo te mordisqueo la oreja, mientras bato la mantequilla y el azúcar, hasta que todo quede blanco y cremoso? Blanco, blanco y cremoso… como vas a acabar tú cuando yo termine de saborearte, lamiéndote en círculos concéntricos. Mi paleta de cocina, mi helado, el constante sorber de tus venas que laten en mi lengua.

Ahora soy yo quien se unta para que tú comas de mí. Primero dejo correr salsa de chocolate por mi escote para que solo tú descubras hasta dónde puedes lamer. Mis pezones se endurecen y te pido que avances, poco a poco, para poder gozarte lentamente, para que me lleves al desespero y me hagas esperar aunque te pida más, hasta que grite.

Conejito vibrador

Afuera del aquí, del nosotros, nada existe. No hay esposa que importe ni rutina ni cena esperándote. Ven y házmelo lento y suave, y luego intenso como un terremoto no me dejes respirar. No pares hasta que el chocolate ruede por mis muslos, por mi entrepierna y me tengas que chupar toda para no desaprovechar ni una gota. Tómame aquí, en la mesa de la cocina, tira al suelo todo lo que estorbe. Ollas, moldes, harina regada por todos lados. Mírame, mírame cómo me tienes, mojada y untada de chocolate, cómeme entera. Ahora lámeme los pies, salpícalos con crema batida, chúpame cada dedito, bésalos, derríteme y trágame con gusto que hoy tu postre soy yo.

Las mejores autoras se exhiben aquí: relatos eróticos

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria