Sobraban las palabras – Relato erótico lésbico

Thais Duthie vuelve con Sobraban las palabras: una elegante historia de amor lésbico muy intensa y excitante. Sigue leyendo y disfruta:

Besos lésbicos

Sobraban las palabras – Relato erótico lésbico

El roce de sus dedos era suave y firme. Ascendía por mi brazo con una lentitud casi exasperante, provocando que mi respiración fuera cada vez más pesada. Hasta sentía mi corazón latiendo a una velocidad vertiginosa, como si estuviera al borde de un abismo.

Cuando nuestras miradas se encontraron noté cómo un escalofrío recorría mi cuerpo por completo. ¿Y ahora? Sobraban las palabras, porque era imposible que existiera alguna que expresara todo lo que me hacía sentir. Y aunque sí existieran, sería incapaz de formular una frase siquiera. Pero no, tampoco hacía falta hablar, porque nuestros ojos conectaron y se lo dijeron todo antes de parpadear.

No sé si fue ella, yo o ambas, pero pronto se acortó la distancia entre su cuerpo y el mío y temí que pudiera escuchar mis fuertes latidos. Su mano se posó con cuidado ―y puede que algo de temor, como si mi piel fueran las patitas de una frágil estrella de mar― sobre mi mejilla y la acarició levemente. La oí suspirar antes de invadir con los centímetros que nos separaban y sus labios sobre los míos. Eran suaves y estaban calientes, y me hicieron soltar un pequeño jadeo. Atacaron los míos a modo de respuesta, venciendo mi boca de forma paulatina pero segura.

La lentitud con la que nuestros labios se peleaban tan solo consiguió que me quedara sin aire antes de lo esperado, obligándome a que me apartara durante unos instantes. Recuperé la imagen de sus ojos oscuros que no hacían más que pedirme que volviera y, tras inspirar nerviosa, volví. Esta vez fue un beso más profundo e íntimo en el que nuestras lenguas se veían por primera vez y jugaban al escondite. Finalmente yo atrapé la suya en un mordisco suave y, a cambio, ella me sorprendió con un lametón atrevido sobre mi labio inferior.

Abrí los ojos al notar la ausencia de sus labios, pero pronto los sentí posándose sobre mi cuello. Me arrancó unos cuantos suspiros de placer mientras bajaba por mi hombro, hasta que por fin llegó a mi clavícula. Clavó los dientes sobre ella y siguió descendiendo, al mismo tiempo que se deshacía de mi vestido. No pude hacer otra cosa que copiar sus movimientos y decirle adiós a su camisa blanca, que cayó al suelo anticipando lo que ocurriría en las próximas horas.

Si había una cama en la habitación no me di cuenta, estaba demasiado ocupada dejándome llevar por la sensación que liberaban sus labios en mi piel. Se arrodilló frente a mí, besando también mi abdomen ―que ya ni siquiera me parecía mío: era el hogar de por lo menos un centenar de mariposas―, para luego tirar de mi mano y ponernos a la misma altura. Volvimos a fundirnos en un beso necesitado, húmedo, también de necesidad. Me abracé a su cuerpo y ella hizo lo propio con el mío, y dejó que sus manos se perdieran por el mapa de mi anatomía.

Gemí, bajito, contra la piel de su cuello, y me abrazó aún más fuerte, como si fuera a escaparme en cualquier momento, como si tuviera otra cosa más importante que hacer, ¡ja!, imposible. Jamás. Por nada del mundo querría hacerlo. El beso con el que me sorprendió fue tan devastador que tan solo recuerdo que mi espalda terminó apoyada del todo sobre la alfombra lanuda del suelo, y luego su cuerpo desnudo arropó el mío.

Sus manos me exploraron, entera, mucho tiempo. Sus labios volvían a atacar sin tregua, hasta que por fin se acercaron al puesto clave. Primero fueron sus uñas, en un suave rastro por mi ingle, y, por fin, las yemas de sus dedos hundiéndose en mis pliegues, revelando la humedad que se había creado en ellos.

Yo rodeé su cuello con mis manos, diciéndole que necesitaba más, mucho más. Y pareció entenderme, porque poco después comenzó a juguetear con el punto más sensible de mi sexo. Los movimientos circulares de sus dedos me hicieron soltar varios gemidos en los que camuflaba su nombre, que parecía adquirir un color totalmente diferente en aquellos instantes. Ahora sonaba apasionado, más delicado.

Por mucho que estuviera disfrutando de aquellas caricias no supe contenerme y llevé mi mano a su intimidad. Sentí el peso de su cuerpo caer sobre el mío cuando encontré su zona de placer, comenzando a acariciarla con la misma velocidad con la que ella lo hacía. No sé si fue como premio o como castigo que introdujera dos de sus dedos en mi interior, haciéndome suspirar. Parecía que mis músculos se relajaban para darle la bienvenida, aunque seguía sintiendo cómo aprisionaban sus dedos mientras se abrían paso. A medida que avanzaba centímetro a centímetro iba olvidándome de todo, hasta que tan solo fui consciente de ella y de mí.

No quise ser descortés: ubiqué su humedad y me sumergí en ella, y suspiré al sentir la manera en que nuestros cuerpos parecían encajar uno sobre otro, uno dentro de otro, uno con el otro. Daba lo mismo qué preposición usara, porque cualquiera funcionaría en la ecuación. Imité sus movimientos rítmicos en mi interior, aunque yo opté por curvar mis dedos y hundirlos todavía más. Ella, en cambio, aprovechó para golpear con suavidad mi clítoris con la palma de su mano.

La excitación crecía y crecía de forma exponencial, incluso dudaba de poder aguantar aquello mucho más. Sus labios paseaban por mis pechos y les daban pequeños mordiscos y hacían suaves succiones. Luego volvieron a mi cuello, dentelleándolo también con fuerza, y me sentí desfallecer.

Nunca había pensado que dos personas pudieran sincronizarse para llegar al orgasmo a la vez, pero, justo entonces, todo lo que creía saber se esfumó. Sus gemidos en mi oído me embriagaban, sus dientes atrapaban mi piel y sus dedos entraban y salían sin detenerse ni un segundo. Fue en ese momento cuando escuché su grito ronco y aumenté el ritmo de mis movimientos, provocando que ella también lo hiciera.

Ya no sabía si los gemidos que inundaban la habitación eran, de nuevo, suyos o míos, aunque lo mismo daba. Sus caderas se sumaron al juego y cuando sentí que estaba a punto, busqué sus labios en un intento desesperado por ocultar mis jadeos. Nos besamos con ansia y vehemencia y, tan pronto como su cuerpo comenzó a temblar sobre el mío, sentí que en mi intimidad se concentraban todas las células de mi cuerpo… para explotar juntas en un estallido.

Vibrador de clítoris LILY 2

La oleada de placer se propagaba por mi interior mientras su cuerpo inmóvil apresaba el mío. Pasados unos minutos nuestras respiraciones se sincronizaron también y creo que nuestros corazones entablaron una conversación de latidos a la misma velocidad. Abrí los ojos para encontrarme frente a los suyos, y otra vez, sobraron las palabras.

Vive la pasión entre mujeres:

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria



Sobre Thais Duthie

Escritora hecha a sí misma, amante de la noche y los lugares desconocidos, ha hecho de su versátil pluma una herramienta para conquistar nuestros corazones.

Deja tu comentario