Ashtanga Yoga: 4 posturas para un sexo perfecto – Kamasutra en imágenes

¡¿Por qué no mezclar uno de los mejores ejercicios físicos para hacer estiramientos musculares, con la práctica más deseada por el ser humano?! Sí, por “práctica más deseada” entendemos el sexo… Siempre nos ha parecido que las posturas de yoga tienen un componente erótico fortísimo. Cuando se fotografían al desnudo podrían constituir un nuevo Kamasutra, es decir, toda una secuencia de saludables posturas sexuales que ofrecen distintos ángulos y profundidades variables de penetración. Pero también exponen majestuosamente nuestros sexos, para el autoerotismo más sensual en pareja.

¿Te apasiona el yoga y quieres contar las respiraciones de un modo más placentero? Estas 4 posiciones podrían convertirse en tu nuevo mantra sexual. Sigue leyendo…

Posturas sexuales

Son posturas excelentes para iniciarse en el edging, pero comencemos por decir que hay tres escenarios en los que no es aconsejable hacer, o mejor dicho, no recomendamos ni siquiera intentar ejecutarlas. A parte de las lesiones o enfermedades incapacitantes, hay una tercera e importante razón por la que no deberías lanzarte a probarlas: si no tienes instrucción alguna en el yoga, nuestra sugerencia es que te apuntes a un gimnasio, con un buen profesor o profesora que te enseñe a realizarlas por ti mism@. O simplemente, puedes darle gusto a tus fantasías y deleitarte con la poses más bellas.

Ashtanga Yoga: posturas sexuales para el Kamasutra más sensual

Hemos escogido 4 posiciones del denominado Ashtanga Yoga, para hacer volar nuestra imaginación al compás de la libido y la estética más atractiva.

Supta Virasana o la postura del héroe acostado

Como ocurre con casi todas las posturas de yoga, hay un buen número de variantes de la nomenclatura: a héroe recostado y héroe reclinado habría que sumar todas las combinaciones con postura, posición, pose, etc.

Postura sexual

Solo yoga

Las pantorrillas se estiran a los laterales manteniendo las rodillas juntas, para caer suavemente de espaldas apoyando y deslizando los brazos, hasta tocar el suelo con los hombros. Finalmente, los brazos se elevan sobre la cabeza. Se requiere que las rodillas estén en excelentes condiciones. Y para que resulte más sencilla, se recomienda el uso de tapetes o mantas.

En busca del sexo perfecto

Es ideal para realizar la técnica Kabazzah. Pero si no lo ves claro, puedes seguir las pautas de la postura, con la única diferencia de separar las rodillas en vez de juntarlas. Así, la vulva o el pene queda en perfecta disposición, para ser adorado por tu pareja.

Si es él quien adopta la postura, puedes practicar una variante de la vaquera haciendo sentadillas con penetraciones poco profundas pero híper sensuales. O, si no te apeteciera practicar el coito, la postura se ofrece para un delicioso 69. Eso sí, no te olvides de poner un cojín bajo su nuca.

Si la gimnasta es mujer, entonces tienes una pose perfecta para hacerle un delicado masaje sexual con aceites esenciales. Empieza suavemente por sus senos, y cuando su cuerpo te lo pida (y sabrás cuándo te lo pide), embadurna las yemas de tus dedos con lubricante y llévalas a su vulva, clítoris y Punto G. Seguramente no pueda mantener el ritmo de las respiraciones, pero tampoco creemos que se queje por ello.

Posición del Karandavasana

Con esta ni siquiera nos atrevemos a ponerle un nombre en español. Aunque hemos encontrado que en inglés la denominan el pato del Himalaya, lo cierto es que hay todo un mejunje de posiciones con nomenclatura de pato y casi ninguna se parece a esta. De cualquier manera, es tan sensual y práctica, que tuvimos que añadirla.

Postura sexual

Solo yoga

Colócate en posición de loto con las piernas entrelazadas, de manera que el pie derecho descanse sobre el muslo izquierdo lo más cerca que puedas de la ingle, y viceversa. Ahora, empuja con tus manos para conducir tu cuerpo al frente y apoyarte sobre las rodillas. Más aconsejable que antes, si cabe, realizarla sobre una manta extendida en el suelo.

En busca del sexo perfecto

Probablemente, la variante más sensual del estilo perrito nos permite, tanto para él, como para ella, un suave masaje anal. En caso de ser la mujer, además de poder degustar un delicioso coito, también cabe una erótica estimulación del Punto G o un masaje más profundo con mucha lubricación y a paso muy ligero.

Karnapidasana o la posición que presiona los oídos

Se trata de una postura en la que hay que compaginar muy bien los movimientos con la respiración, y cuyo resultado es una de las más originales poses para la masturbación en pareja.

Postura sexual

Solo yoga

No es tan difícil como parece. Lo primero que hay que hacer es tumbarse de espaldas. Con ayuda de tu pareja, levanta las piernas hasta alcanzar un ángulo de 90° con respecto al suelo; y presiona con las manos, contrayendo los abdominales, para empujar tus piernas sobre los laterales de la cabeza. Tu pareja puede sostenerte los costados para facilitar la perpendicularidad. Firme en la pose, estira los brazos hacia atrás; esto permite bajar los hombros, hasta que toquen el suelo. Abriendo las piernas con las manos, podrás situar las rodillas al lado de tus oídos.

En busca del sexo perfecto

Está claro que no es una postura que se pueda mantener durante largo rato, por lo que lo más aconsejable es ponerla en práctica de cara a experimentar algo nuevo y efímero, que nos deje uno de esos recuerdos con sonrisa. ¿Qué tal un anilingus?

Prasarita Padottanasana

Y terminamos con otra variante del estilo perrito, apta para casi todo el mundo, pues en realidad podemos ajustar la tensión del estiramiento.

Postura sexual

Solo yoga

De pie, con las piernas separadas, baja el torso hacia delante tratando de no doblar las rodillas, y mantén la espalda tan recta como sea posible. Prasarita Padottanasana ofrece cuatro variantes, en función de la posición que adopten los brazos. Si no te sientes muy flexible, te recomendamos que coloques una silla en frente para posar tus manos.

En busca del sexo perfecto

Nos gustaría hacer una enérgica advertencia a los hombres que estén pensando en tener sexo salvaje, con su pareja en esta posición: la idea del Kamasutra, tanto del original, como de las miles de revisiones alternativas, es adoptar las posturas ideales, para el mejor sexo en pareja. Y esto, evidentemente, excluye las lesiones sexuales (leves y graves).

Además, si es la mujer la que se encuentra en Prasarita Padottanasana, tienes un mundo de sensaciones que ofrecerle: desde un terriblemente excitante cunnilingus zaguero (desde atrás), hasta una intensa masturbación con un conejito vibrador, que desemboque en una petición formal (o, más bien, desesperadamente pasional) de sexo anal.

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos sexuales
– actualizaciones de productos
– ofertas y promociones exclusivas
– y los relatos eróticos de mayor calidad.

* Información necesaria



Sobre Cristina Cano

Cris se unió al equipo de LELO a comienzos del año 2012. Cuando sale de la oficina, suele reunirse con sus amigas para comentar los temas sobre los que ha escrito recientemente. Vive en Madrid, y asegura que es una de las mejores clientas de LELO.

Un comentario

  1. El Kamasutra permite un gran número de variantes, aunque para practicar algunas de ellas es necesario ser flexible, tener un cuerpo bien preparado

Deja tu comentario