Novelas

Cunnilingus – Fragmento de Sapphic Fire

Last updated:

Paula Alcaide, Espe López, María Torre Gómez y nuestra colaboradora, Thais Duthie, acaban de publicar Sapphic Fire: Guía de sexualidad entre mujeres. Aquí puedes disfrutar de un fragmento gratuito que las autoras nos han permitido publicar. Si te gusta (y te va a gustar), tienes el enlace para adquirir el libro al final de este extracto en la página de LES Editorial.

Sigue leyendo…

Novelas

Cunnilingus – Fragmento de Sapphic Fire

En latín significa, literalmente, ‘lamer la vulva’, y de eso se trata. Cuando hablamos de cunnilingus nos referimos a la estimulación de la vulva con la boca. Es una de las prácticas favoritas de la comunidad sáfica porque resulta muy placen­tera.

Aunque puede parecer una práctica muy fácil e intuitiva, no se trata solo de lamer. Cada persona tiene sus preferencias y, además, hay muchas maneras de estimular la vulva con la boca, como por ejemplo succionando, mordiendo con cuidado o arañando suave con los dientes. La fórmula perfecta no existe y con el tiempo puedes ir aprendiendo nuevas técnicas para dar placer.

Consejos para hacer un cunnilingus:

  • Tu lengua es más habilidosa de lo que imaginas. Puedes endurecerla, reblandecerla, usar solo la punta o toda su extensión.
  • Evita el clítoris al principio. Llegarás a él, pero empieza atendiendo los alrededores: ingles y monte de Venus, labios mayores y menores… La anatomía de la vulva es más que un solo punto de placer y ya sabes dónde ubicar cada parte.
  • Comienza con lamidas lentas y cortas, luego puedes ha­cerlas más largas y rápidas.
  • Es preferible que tus movimientos sean suaves, es una zona muy sensible que se sobrestimula con facilidad.
  • Usa el resto de tu boca. Tus labios son perfectos para acariciar, succionar o rodear el clítoris de tu amante y tus dientes pueden ser el complemento ideal para aumentar sensaciones.
  • Alterna movimientos, ritmos, velocidad y tipos de estimulación, a no ser que tu compañera esté cerca del orgasmo. En ese caso, sigue con lo que estás haciendo.
  • Juega también con la entrada de la vagina. Puedes rodearla con la punta de la lengua y, si tu pareja quiere, penétrala.

Posturas para inspirarte

Diosa

En esta postura perdemos contacto físico, pero ganamos mucho control sobre la zona que vamos a estimular: la vulva de nuestra compañera. La idea es que ella se tumbe en la cama con las piernas abiertas y tú te tumbes bocabajo, en el hueco entre ellas. Así tienes una panorámica completa de su anatomía externa y puedes acariciar su vulva, hacerle un cunnilingus o penetrarla vaginalmente. Como si adoraras a una diosa.

  • Dificultad: ★
  • Prácticas: estimulación, cunnilingus, penetración vaginal.
  • Lo mejor: buena visibilidad, comodidad, uso de juguetes eróticos si se quiere.

Cuatro patas

Una de las clásicas por su popularidad, también llamada «el perrito». Quien va a recibir la estimulación se coloca a cuatro patas y la otra persona justo detrás. Se puede poner un cojín bajo el vientre de la primera para estar más cómoda. La gran ventaja es que garantiza una penetración profunda, tanto vagi­nal como analmente.

También es apta para el cunnilingus o anilingus.

  • Dificultad: ★★
  • Prácticas: estimulación, penetración vaginal, cunnilingus, penetración anal, anilingus.
  • Lo mejor: profundidad en la penetración, versatilidad, uso de juguetes eróticos si se quiere.

69

¿Es la postura del sexo oral por excelencia? Puede que lo sea por el alto nivel de placer y porque se logra de forma simultánea. En esta postura, una de las dos se coloca bocarriba en la cama y la otra lo hace bocabajo, pero al revés, de forma que los genitales de una quedan sobre la boca de la otra para haceros un cunnilingus a la vez.

  • Dificultad: ★★★
  • Prácticas: estimulación, cunnilingus, anilingus, penetración vaginal, penetración anal.
  • Lo mejor: simultaneidad, alto grado de placer, uso de juguetes eróticos si se quiere.

Panorámica

Otra de las posturas más populares del sexo oral es esta, donde una de las dos se tumba y la otra se sienta, con cuidado, sobre el pecho de la otra, de forma que sus genitales quedan justo encima de la boca de la primera.

  • Dificultad: ★★★★
  • Prácticas: estimulación, cunnilingus, anilingus, penetración vaginal, penetración anal.
  • Lo mejor: contacto visual, versatilidad, uso de juguetes eróticos si se quiere.

¿Sabías que… hay solución si no te gusta el sabor de los fluidos? Los genitales huelen y saben como geni­tales. Una buena higiene diaria es suficiente para que la zona esté aseada y lista para realizar un cunnilingus. Sin embargo, hay algunas personas que no lo disfrutan porque no les gusta el sabor de los fluidos. En ese caso, puedes utilizar un lubricante con sabores.

Puedes adquirir Sapphic Fire. Guía de sexualidad entre mujeres aquí.