Inicio / RELATOS ERÓTICOS / Relatos ero: sexo en la piscina y en el cine – Relatos eróticos cortos

Relatos ero: sexo en la piscina y en el cine – Relatos eróticos cortos

No todo el mundo puede irse de vacaciones, pero eso no significa que no tengan el mismo deseo sexual desmedido del verano. Y eso es lo que Brenda B. Lennox nos cuenta: dos historias de sexo explícito, con un estilo directo, en la piscina y en el cine. Disfruta…

Sexo en verano

Relatos ero: sexo en la piscina y en el cine

Fetiche Relato erótico corto (1)

Nos quedamos sin vacaciones por mi culpa, así que no dije ni mu cuando apareció con aquel armatoste para la piscina. Un flotador gigante, naranja fosforito, con forma de sillón. Creí que sería un capricho pasajero, pero se convirtió en su segunda piel, los fines de semana de aquel tórrido verano. Se apoltronaba, con un libro, aceitunas  y varias cervezas,  mientras yo escribía en mi despacho, agradeciendo  que ese amor desmedido fuera su único parecido con Homer Simpson.

Aquel sábado, la luz del ocaso se filtraba entre las ramas de los árboles y confería a su rostro un aura mágica. Observaba desde la ventana el brillo del agua en su barba, en el vello de su pecho, en su sexo desnudo. Me apremió la sed. Apagué el portátil y salí al jardín. La bata se deslizó  hasta mis pies y me zambullí desnuda. Buceé hasta sus piernas y emergí entre ellas con las fauces abiertas. Su miembro creció en mi boca. Sabía a cloro, y jugué con él hasta que las primeras gotas lubricaron mis labios. Lo engullí hasta la garganta mientras atenazaba sus muslos. Quería que se corriese y llenarme de él.

Me detuvo agarrándome del pelo y se sumergió a mi lado. Me alzó de cara al sillón y lubricó mi culo con aceite bronceador.  Hundió un dedo en él, dos, tres… y, cuando alcé la cadera pidiendo más, me penetró hasta el fondo. El agua lamía mi sexo como una lengua gigante, y su polla me taladraba con el ritmo que imprimían sus brazos a la colchoneta.  Me corrí cuando pinzó mi clítoris, y él, cuando apreté los glúteos apresándole dentro de mí.

Ese sillón también se convirtió en mi segunda piel hasta que lo reventé con las uñas un día que me follaba de frente, con mis pies apoyados en sus hombros, y sus manos aferradas a mis pechos. Compré otro.

L’oeil du prince* – Relato erótico corto (2)

Observaba  la cartelera del cine, y una voz me sacó del ensimismamiento.

—¿Dudando cuál escoger?— Le miré. Flequillo revuelto, frente ancha, mandíbula prominente y labios firmes. El Eastwood del Jinete Pálido me dirigía la palabra.

—No hay mucho donde elegir…

—Me han recomendado esta…  ¿La vemos juntos?— No esperó mi respuesta y compró dos entradas mientras yo escrutaba su espalda. Hombros rectos, cintura estrecha y culo firme. Mmmm. Le seguí como un perrito obediente hasta la sala, aunque me rebelé y elegí los asientos. Séptima fila, ¡faltaría más!

Me embriagaba su perfume, el magnetismo de su cuerpo y el calor de sus muslos,  pero intenté centrarme en el argumento. Un cuarto de hora me bastó para comprender que no había ninguno. ¡La película era malísima!

—El que te la recomendó no es un cinéfilo —le susurré.

—Te mentí —Sonrió con picardía.

El deseo ardía en el fondo de sus ojos, y le prendió fuego a mi vientre. No dijimos nada más. Nos escabullimos a los servicios. Nuestras bocas se devoraron mientras nos arrancábamos la ropa. Me giró con fuerza y me recostó sobre los lavabos. Sentí la frialdad del mármol en mis pechos, la lacerante presión de sus uñas en mi cadera, la dureza de su miembro en mi sexo. Me follaba como si no hubiera un mañana, duro, fuerte, profundo;  y yo le recibía como si solo existiera el hoy, apretando, girando, saliendo a su encuentro.

Nos mirábamos en el espejo y este nos devolvía la imagen: mis pechos balanceándose, su torso contrayéndose con cada embestida.  Parecíamos dos animales rabiosos. Probablemente lo éramos, porque le clavé las uñas en los muslos, y él, los dientes en mi espalda, cuando nos corrimos.

—¿Regresamos a la sala?—pregunté, sin convicción, mientras se quitaba el preservativo.

—¿Vamos a mi casa?

Vibradores femeninos

No aprobé ni una.

(*) Séptima fila. Punto imaginario en el cine o en el teatro, considerado el mejor lugar para presenciar el evento puesto que representa la misma distancia entre el ancho del escenario y el punto donde se ubica el eje central del público. En francés, se le conoce como L’oeil du prince (el ojo del príncipe).

El deseo estival se alimenta con nuestros relatos eróticos

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria



Sobre Brenda B. Lennox

Brenda B. Lennox es el seudónimo de una escritora con varios premios literarios a su espalda. La máscara que le permite mostrar su lado más salvaje en textos que destilan crudeza no exenta de humor negro y poesía. La firma que avala su compromiso con la sexualidad como redactora para La Magia de los Sentidos. Podríamos decirte su nombre real, pero ha asegurado que después tendría que matarte. Y la creemos.

4 comentarios

  1. Soy seguidor de Brenda B. Lennox desde hace ya un tiempo, y tengo que decir que me encanta leer sus relatos. La sutileza en algunos y los que son más explícitos están escritos con mucho gusto por la palabra escrita. Brenda nunca defrauda al lector.

  2. Muchas gracias. Es halagador que opines esto de lo que escribo. Un besote.

  3. Brenda B. Lennox

    Perdona, no sé por qué ha publicado mi comentario como anónimo. Lo dicho, gracias y un beso.

  4. Veo que ya tiene tiempo de publicado este relato., pero bueno tengo que decir de brenda……que escribe muy facil. Y que su lenguaje es claro felicidades

Deja tu comentario