Sexo

Los «puntos profundos»: Más allá del Punto G

Last updated:
Este artículo es una adaptación del original publicado en la versión inglesa de Volonté, que, a su vez, es un extracto de la guía de CLIMAX, un programa de capacitación virtual basado en la ciencia y dedicado a la exploración del placer sexual, de la que también publicamos el artículo Edging anal: Juegos sexuales para alucinar de placer.

Seguramente ya sabes todo sobre el Punto G (incluidas sus desmitificaciones), pero ¿has leído sobre la existencia del Punto C, el Punto A y el Punto O? En este artículo vamos a profundizar en estas zonas erógenas y aprenderemos a liberar los intensos placeres que pueden proporcionar.

Sigue leyendo…

Sexo

Por qué los «puntos profundos» son importantes

Allá por 1974, El Informe Hite: Estudio de la sexualidad femenina halló que solo el 30% de las mujeres estadounidenses podía llegar al orgasmo con la penetración vaginal. Curiosamente, cuando Shere Hite repitió su estudio en el año 2000, el porcentaje seguía siendo el mismo.

Sin embargo, en 1985, un estudio realizado por Heli Alzate halló que el 89% de las participantes pudo alcanzar el orgasmo a partir de la penetración vaginal y sin ningún otro estímulo. ¿Qué estaban haciendo estas mujeres de manera diferente? Sus orgasmos se desencadenaron al tocar áreas sensibles de la vagina conocidas como Punto A y Punto O, que se localizan a ambos lados del cuello uterino.

Junto con el cuello uterino o Punto C, estas zonas de placer se conocen como «puntos profundos».

¿Los orgasmos por estimulación de los puntos profundos son diferentes a los del clítoris?

Los científicos han debatido durante muchos años si los orgasmos provocados por la estimulación en diferentes áreas (como un orgasmo de clítoris frente a un orgasmo vaginal) son, de hecho, fundamentalmente distintos. Todavía no hay consenso científico, lo que sugiere que se necesita hacer más investigación. Pero, mientras tanto, ¿por qué no intentamos experimentar estos orgasmos? Quizá podamos extraer nuestras propias conclusiones.

Antes de probar estas técnicas de estimulación de los puntos profundos, tenemos que considerar lo siguiente:

  1. La penetración profunda a veces puede ser dolorosa o incómoda, por lo que se recomienda que comiences lenta y suavemente. Usa lubricante si es necesario y date tiempo para excitarte antes de comenzar a explorar los puntos profundos.
  2. Si bien la estimulación de los puntos profundos puede conducir al orgasmo para algunas mujeres, muchas descubren que es la combinación de estos con la estimulación del clítoris lo que realmente funciona. Experimenta y observa qué es lo más placentero para ti.
  3. Como pasa con todo, algunas mujeres adoran la estimulación profunda, mientras que otras la encuentran desagradable o incómoda. Si una de estas técnicas no te resulta placentera, simplemente pasa al siguiente ejercicio.

El Punto A

En su influyente estudio de 1997, en el que participaron 271 mujeres, el doctor Chua Chee Ann halló que el 39,1% de las participantes alcanzaron el orgasmo casi inmediatamente después de la estimulación del Punto A (o Punto AFE [Anterior Fornix Erogenous Zone, en inglés]), sin ninguna estimulación externa del clítoris. Dos tercios de las mujeres reportaron un aumento de la excitación y la lubricación vaginal tras 10-15 minutos de estimulación del Punto A.

Cómo encontrar tu Punto A

El Punto A está ubicado en la pared frontal de la vagina debajo de la vejiga. Está en el mismo lado que el Punto G, pero se encuentra a mayor profundidad, normalmente a unos 10-15 cm de la abertura vaginal y a unos 2-3 cm del cuello uterino.

Si sientes una textura irregular, ese es tu Punto G. Intenta profundizar unos 5 cm más para llegar al Punto A, que debe sentirse similar en textura al resto del canal vaginal.

Encontrar el Punto A puede ser más fácil si ya estás excitada. El Punto A y el Punto O están ubicados en una especie de hendiduras a ambos lados del cuello uterino. Durante la fase de excitación sexual, estas «hendiduras» se abren, haciendo que los Puntos A y O sean más accesibles.

Cómo estimular tu Punto A

Acuéstate boca arriba y suave y lentamente inserta uno o dos dedos lubricados lo más profundo que puedas en tu vagina, con la palma de la mano hacia arriba. Ahora simula el movimiento «ven aquí», doblando los dedos simultáneamente hacia arriba contra la pared frontal de tu vagina, es decir, el lado más cercano a tu ombligo.

Por lo general, todo lo que se necesita para estimular el Punto A son movimientos ligeros y suaves. Mantente en contacto con la pared vaginal e imagina que estuvieras masajeando tus sienes con los dedos. Experimenta con movimientos de lado a lado, así como hacia arriba y hacia abajo.

¿No puedes encontrar el punto con los dedos? Intenta usar un dildo que no sea grueso o un vibrador o juguete para el Punto G que tenga un diseño curvado. Haz los mismos movimientos suaves de masaje: hacia adelante y hacia atrás o de lado a lado, y explora variando la presión y la velocidad.

Si notas una sensación de presión o sensibilidad y tu vagina se humedece cada vez más, felicidades, seguramente has encontrado tu Punto A.

No te preocupes si no sientes nada especial en esta zona. Mientras que algunas personas encuentran que el Punto A es mágico, otras no sienten nada o no están particularmente excitadas con estas sensaciones. Pero no te rindas de inmediato: el doctor Chua descubrió que algunas mujeres simplemente necesitan práctica antes de que esta área se sensibilice eróticamente.

El cuello uterino o Punto C

El cuello uterino o cuello del útero tiene forma de rosquilla y textura esponjosa y está ubicado al final de la vagina. Muchas personas encuentran incómodo incluso un ligero roce en el cuello uterino, pero para otras es un punto orgásmico. Un buen ejemplo: en un estudio de mujeres que tenían paralizado un lado del cuerpo se descubrió que aquellas que no sentían el clítoris aún podían llegar al orgasmo solo con la estimulación del cérvix.

Sexo menstrual y Punto C

Desde los días previos a la menstruación hasta los posteriores, el cuello uterino se encuentra más cerca de la entrada vaginal, es más fácil de alcanzar y también es más sensible, mientras que durante la ovulación está más lejos y es menos sensible. Esto significa que ciertas posturas sexuales de penetración profunda, como El Perrito o La Vaquera, pueden sentirse diferentes en dependiendo de tu ciclo.

Cómo estimular tu Punto C

Para obtener los mejores resultados, toca el cuello uterino solo cuando ya estés muy excitada. Lávate bien las manos e inserta el dedo más largo con delicadeza en la vagina. Es posible que desees utilizar un poco de lubricante para que esto sea más fácil. Tienes que notar algo redondo y elevado con un hoyuelo en el medio, y es que el cuello uterino tiene forma de rosquilla con una textura similar a la punta de la nariz.

Acuéstate boca arriba y levanta las rodillas hacia el pecho para permitir un acceso más fácil al cuello uterino. Ahora inserta un juguete sexual, como un dildo o un vibrador, lentamente en tu vagina hasta que llegue a tocar tu cuello uterino. Mantén el juguete bien adentro, aplica una presión suave pero firme y haz movimientos circulares lentos con el extremo del juguete.

El Punto O

El Punto O se encuentra entre la pared vaginal posterior y el recto, y puede estimularse mediante una penetración vaginal profunda o una penetración anal profunda.

En un estudio en Turquía, el 8% de las participantes reportaron un área sensible en esta área de la vagina.

Cómo estimular tu Punto O

Como con el resto pero este en especial, puede ser más fácil encontrarlo si ya estás excitada. Y es que es un lugar difícil de alcanzar, por lo que se recomienda probar esta técnica con otra persona.

Acuéstate boca abajo y pide a tu pareja que inserte uno o dos dedos lo más profundo que pueda en tu vagina, con la palma de la mano hacia arriba. Ahora dile a tu pareja que haga un movimiento «ven aquí», para que sus dedos se doblen simultáneamente hacia arriba contra la pared de tu vagina (hacia tu espalda).

Para obtener los mejores resultados, tu pareja debe mantener sus dedos en contacto constante con la pared vaginal trasera y masajear suavemente esta área con movimientos circulares.

3 cosas a tener en cuenta al probar la estimulación los puntos profundos

  1. Estimular cualquier punto profundo al tiempo que se masajea el clítoris puede ser muy placentero.
  2. Con las técnicas que te hemos propuesto, experimenta con la presión, la velocidad y la dirección de la estimulación (de lado a lado, circular, en el sentido de las agujas del reloj, en el contrario, etc.). Es posible usar distintos juguetes eróticos para ver si se siente diferente, así como probar un dildo o vibrador grueso que abra toda la vagina y estimular el cuello uterino, el Punto A y el Punto O simultáneamente. Es posible y puede ser muy placentero.
  3. No te preocupes si no puedes localizar uno de los puntos profundos en particular o cualquiera de ellos. El objetivo aquí es probar cosas diferentes y descubrir qué se siente bien. Al final, lo que importa es tu placer y no tener un GPS para las zonas que te gusta que te toquen.