Sploshing o cómo revolcarse de placer en líquidos

Hay una práctica sexual que cada vez gana más adeptos: el Sploshing o WAM (siglas de Wet and Messy, que traduce Húmedo y Desordenado o Caótico), clasificada como fetichismo sexual, que se caracteriza por sentir excitación al aplicar grandes cantidades de una sustancia a la piel de un amante o su ropa, o viceversa. Algunos la consideran una variante de la Sitofilia, un fetiche o práctica erótica que consiste en sentir placer sexual al untar con comida el cuerpo de una persona y comer directamente de su piel y a la inversa, sin necesidad de llegar al coito, aunque algunos amantes incluyen la penetración con alimentos con formas fálicas como calabacines, pepinos o mazorcas de maíz.

Sigue leyendo…

Sexo

En el Sploshing, práctica surgida en la década de los 90 del siglo XX,  no solo se juega con comida y bebida, sino que se utilizan otros fluidos y materiales como pintura, aceite, espuma de afeitar, barro… excluyendo los fluidos corporales como las heces (Coprofilia), orina (Urophilia), vómito (Emetofilia), semen y eyaculación femenina, dando lugar a todo tipo de subcategorías en las que arrasa la que se caracteriza por untar a gente vestida con pasteles de crema y que no se queda ahí: batallas de pasteles, revolcarse sobre ellos, estrujarlos con el cuerpo, aplastarlos contra la piel…

Aunque no se han realizado los suficientes estudios sobre el Sploshing o WAM como para entender su raíz psicológica, todos coinciden en que es un fetiche en el que se siente placer por la estimulación sensual resultante de combinar olfato, gusto y tacto a la que se suma la transgresión de las normas que nos inculcaron de pequeños sobre jugar con la comida y mancharnos. Esa ruptura de tabúes supone una liberación personal que, en ocasiones, roza lo infantil. Además, en este  mundo occidental en el que la práctica del sexo está más o menos normalizada pero se condena la gula, ¿no es la transgresión de esta un pecado capital íntimamente relacionado con la lujuria? Un ejemplo claro de ello es el Bang- Mok o Dinner Porn, vídeos o transmisiones en directo de personas que engullen cantidades ingentes de comida que cada día ganan más adeptos.

Consejos para practicar el Sploshing

Ante todo, usa el sentido común y las reglas básicas de sexo SEGURO, SANO y CONSENSUADO. Puedes aplicar en la piel alimentos como chocolate líquido, flan, pastel, helado, miel, especias, foie gras… y sustancias biocompatibles como barro, crema, lubricante… pero ni se te ocurra usar sustancias irritantes que puedan dañar la piel, las mucosas y/o causar infecciones (como alcohol de alta gradación o especias como chile). Ni tampoco (es de sentido común) las que sean tóxicas, corrosivas, venenosas o aquellas difíciles de eliminar de la piel.

Elige las zonas del cuerpo en las que las extenderás: evita los genitales, los ojos y cualquier mucosa. El pene es menos delicado (salvo el glande), pero si untas la vulva y entra la sustancia en la vagina te arriesgas a una infección severa.

Disfruta. Derrama las sustancias sobre la ropa, el pelo, el cuerpo. Lame, come, chupa. Dibuja con  los dedos en su piel como si fuera un lienzo. Frótate contra la carne resbaladiza. Que tus únicos límites sean la razón y  la imaginación.

Variantes del Sploshing

Body shot: Esta práctica sexual consiste en beber un trago de tequila utilizando el cuerpo de tu amante. Pon una pizca de sal y estruja el limón sobre su cuerpo (ombligo, pechos); luego, vierte el tequila para realizar el ritual: lamer la sal, beber el tequila y luego, chupar el limón.

También puedes disfrutar del Body shot con otras bebidas alcohólicas como champán, siempre, claro está, con moderación, y teniendo mucho cuidado de que no entre el líquido en los genitales; y con otras que no lo son como zumos, jugos naturales y batidos.

Feederism: Este fetiche sexual está íntimamente relacionado con los roles de dominación/sumisión. El feeder o cebador siente un gran placer sexual al dar de comer a su amante con el objetivo de que engorde sin límites y el feedee o cebado, a su vez, siente placer al ser alimentado. Ambos también disfrutan de los cambios que se producen en el cuerpo por el exceso de comida, a lo que se suma el acariciar o acariciarse los michelines, la papada y la carne que cuelga de la espalda, brazos, tripa y muslos. Si bien el placer radica en el acto de engordar a alguien y ser engordado, algunos seguidores de esta práctica también mantienen relaciones sexuales mientras ceban y son cebados. Aunque hay muchas páginas webs dedicadas al Feederism en las que los usuarios comparten sus fotos, experiencias y dan consejos a otros para engordar más rápido, sobra decir que es una práctica sexual muy peligrosa que provoca graves daños a la salud como obesidad, diabetes o enfermedades coronarias.

Nyotaimori y Nantaimori: Se denomina Nyotaimori a la práctica japonesa de comer sashimi o sushi que se encuentra sobre el cuerpo de una mujer desnuda y Nantaimori, si es sobre el cuerpo de un hombre. Al servirse sobre un cuerpo humano, la temperatura de estos alimentos se acerca a los 36,5 ºC, la ideal para realzar su textura y sabor. En realidad, no hay contacto físico con la persona que se utiliza como plato, sino que el placer viene de la observación de su cuerpo desnudo (aunque los genitales están cubiertos) y de comer los alimentos que están sobre él. Cada vez hay más restaurantes que ofrecen Nyotaimori y Nantaimori, especialmente en ciudades tan cosmopolitas como New York, Londres o París, aunque ha perdido su esencia y belleza porque, por razones higiénicas, suele cubrirse el cuerpo con film transparente.

Puedes practicarlo en tu casa con tu amante, colocando sobre su piel piezas de sashimi o sushi mientras le obligas a estar en completa inmovilidad, reforzando así esta práctica con el rol de la dominación/sumisión. Por supuesto que también puedes colocar otros alimentos como trozos de frutas, chocolate, golosinas… ¿Alguien ha mencionado las croquetas? Bueno, no es muy glamuroso, pero mientras no quemen… ¡Imaginación al poder!

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria



Sobre Brenda B. Lennox

Brenda B. Lennox es el seudónimo de una escritora con varios premios literarios a su espalda. La máscara que le permite mostrar su lado más salvaje en textos que destilan crudeza no exenta de humor negro y poesía. La firma que avala su compromiso con la sexualidad como redactora para La Magia de los Sentidos. Podríamos decirte su nombre real, pero ha asegurado que después tendría que matarte. Y la creemos.

Deja tu comentario