El arte del kiki: 6 sitios donde tener sexo rápido

Los hispanohablantes somos complicados. Por si fueran pocas las formas en las que nombramos los órganos genitales, en España sumamos otra para nuestra terminología sexual, la cual ni siquiera sabemos escribir correctamente. Hete aquí el kiki… O quiqui, quiki, quikie, quiky, en fin, un polvo fugaz u otra forma de denominar al –tan sano y relajante– “aquí te pillo y aquí te mato”. Pero no vengo para hablarte de lo saludable que es, sino para contarte la mejor forma de tener sexo rápido con tu pareja, dependiendo del sitio que hayáis elegido. ¿Dónde echamos un kiki? Sigue leyendo…

Sexo

Sitios donde echar un kiki

Sin rodeos, ¡ahí va la lista con los 6 sitios donde tener sexo rápido!

#6 En un partido de fútbol

Sí, tal cual lo lees. He oído varios testimonios a este respecto pero, para ser sincera, sólo lo incluyo por aquello de las estadísticas exóticas. La mejor forma de hacerlo es situando a tu pareja detrás y bien pegado a ti. Por supuesto, la falda es de obligado cumplimiento y la excitación inicial es totalmente necesaria (si bien, aquí cuentas con la ayuda de las pantallas del estadio y el físico de los futbolistas).

#5 En el coche

Echar un buen kiki en el coche dependerá de la altura que tengáis y del tamaño… ¡del automóvil! Como no queremos tener lesiones, lo más apropiado es usar los asientos traseros (situando pequeños y cómodos cojines a conveniencia); y, la postura sexual tiene que ser aquella en que la persona menos pesada y más baja se sitúe encima. A partir de aquí, la calidad de los amortiguadores del coche hará el resto…

Recomendación muy personal para chicas muy traviesas: dado que el cunnilingus se antoja complicado, la mejor forma de pasar un buen rato en pareja mientras esperas a que la caravana se mueva, es usando un juguete erótico controlado por tu pareja. ¿Has probado a “intercambiar” mando a distancia por felación durante un atasco? (Como te dije, este juego erótico sólo es apto para mujeres muy pícaras).

#4 En el ascensor

Hay muchas chicas cuya fantasía sexual reside en que personas extrañas las observen mientras hacen el amor. Pero, como yo creo que son una minoría, te voy a aconsejar que revises si el ascensor de tu edificio tiene cámaras instaladas. Si así fuese, existe una alternativa clásica que son esas incomodísimas escaleras interiores. Pero, si sabes que nadie te está grabando, el sexo rápido en un ascensor ¡te puede llevar al cielo! Además, permite múltiples posturas del Kama sutra, en las que el hombre dirija la acción o la mujer sea la dominante. Eso sí, hay que ser ultra rápidos.

#3 En la piscina

En primer lugar, quiero hacer un aviso para aquellos machitos que impenitentemente buscan tener –el siempre excitante– sexo en el agua: ¡lubricar en las piscinas es muy complicado! El sexo en pareja, por muy rápido que sea, se hace para que ambos disfrutéis de la situación. Así que, asegúrate de que tu pareja esté excitada. Sin duda, un kiki en la piscina es una experiencia deseable y repetible, pero quizás las parejas que han llevado a sus hijos no piensen lo mismo…

#2 En la cocina

He de reconocer que es uno de mis sitios predilectos. Quizás porque se abre a un sensual Bondage o BDSM, a través de la imagen de las cocinas cortesanas en las que el Marqués de Sade hacía de las suyas; o por aquella maravillosa película en la que el cartero siempre llamaba dos veces a la puerta de una bellísima Jessica Lange, que terminaba satisfactoriamente embadurnada en harina. Y, por añadir más morbo, pienso que casi nadie puede decir no a un polvo rápido en que la mujer se apoya con sus manos sobre la encimera (además, se pueden imaginar posturas para tener sexo anal).

#1 En la oficina

Si trabajas con tu pareja, ya sabes lo excitante y saludable que es terminar la jornada laboral echando un kiki en el despacho de vuestr@ jef@ (¡o en el pupitre de vuestr@s emplead@s!). Eso sí, en cualquiera de los casos, asegúrate de que la puerta de entrada tiene echados todos los pestillos. No quiero que te despidan o te denuncien, pero sí quiero que sepas que la fantasía de tener sexo en la oficina es tan común, como apasionante.

Recibe nuestra Newsletter

* Información necesaria



Sobre Cristina Cano

Cris se unió al equipo de LELO a comienzos del año 2012. Cuando sale de la oficina, suele reunirse con sus amigas para comentar los temas sobre los que ha escrito recientemente. Vive en Madrid, y asegura que es una de las mejores clientas de LELO.

Deja tu comentario