Entrevistas

«No te hace más moderna mirarte la vulva en el espejo». Entrevista a Vanessa Pazos.

Hoy, 26 de abril, es el cumpleaños de Vanessa Pazos, nuestra colaboradora fisio de suelo pélvico, que ha producido la mayoría del contenido sobre ejercicios de Kegel que se ha publicado en Volonté.

En esta entrevista no solo nos ha contado inolvidables anécdotas de profesión, también nos ha ilustrado en muchos aspectos del cuidado del suelo pélvico que desconocíamos por completo.

Sigue leyendo…

Entrevistas

Entrevista a Vanessa Pazos

¿Por qué cumples años el 26 de abril?

Abril y la primavera. El 26 me parecía que era un buen día.

En realidad, soy el producto de una interacción erótica 42 semanas antes. Pero mi fecha se pospuso, debía hacer mal tiempo o algo… y decidí que no, que ya nacería anárquicamente.

Hace poco leí en redes que llevas la friolera de 18 años cuidando de suelos pélvicos. Tiene que haber una pléyade de anécdotas graciosas-escatólógicas. ¿Nos cuentas alguna?

En este campo he vivido anécdotas de todo tipo, múltiples y variadas.  Y muchísimas graciosas compartidas con pacientes.

En una ocasión, allá por el 2008 cuando indicaba bolas chinas, una mujer de 68 años fue a un sex shop de por entonces y me trajo dos bolonas de esas que venían unidas y me dijo «¡Esto te lo metes tú, bonita!». Al día siguiente, me puse en contacto por primera vez con un comercial de LELO y pasamos a tener las bolas y vibradores en consulta. Esto no lo sabía el entrevistador, creo (risas). Lo que ha cambiado todo… y menos mal.

En otra ocasión un hombre que acompañaba a su pareja me preguntó que «hasta dónde la podía meter» para no hacerle daño. Era yo más joven y en el intento de no ofenderlo y romper el hielo le solté «¿El qué?». Nos reímos. Saqué un modelo anatómico para mostrárselo, no puedo explicar más contexto, pero no habían mantenido relaciones con o sin penetración ninguno de los dos hasta ese momento. Los recuerdo especialmente porque, pese a ser una situación que se resolvió de forma graciosa, me llevó a ver mis carencias. Así, entre este y otros casos, acabé estudiando dos años de sexología que me han enriquecido y ayudado muchísimo en la práctica diaria. Estoy muy agradecida a mis pacientes, con bromas o sin ellas, siempre me retan a mejorar profesionalmente compartiendo como lo hacen. Para mí es un honor. Siempre defenderé que hagan esas preguntas que se consideran tontas y de las que nos sale la risa, pero precisamente son esas las que nos hacen crecer, incrementar el conocimiento, mejorar las habilidades comunicativas y valorar que no todos/as estamos en el mismo punto ni en las mismas burbujas.

Podría extenderme mucho más, pero te dejo con la descripción del tono bajo de su suelo pélvico que una mujer muy certeramente hizo en su postparto: «O a mí se me ha quedado grande o a él pequeña»…

No tenía ni idea de que el suceso de las «bolonas» te llevara a contactar con LELO. Me apunto el tanto. ¿Qué es eso de MARAXEFISIOTERAPIA?

Es un «eso» maravilloso. Empezamos hace tres años, cumpliendo nuestro primer aniversario la semana previa al confinamiento.

Somos una clínica en A Coruña especializada en suelo pélvico y en fisioterapia de ATM (Articulación Temporomandibular) y craneomandibular, que es la parte que lleva mi socio.

Acabamos de cumplir tres años el pasado primero de marzo. Ha sido una montaña rusa, pandemia mediante, pero aquí estamos, haciendo lo que nos gusta y aprendiendo todos los días, como personas, fisios y empresarios.

Llevamos un cambio de nombre, un cambio de local y de imagen completa… y ahora estamos alcanzando la calma, por fin (risas). Llegar hasta aquí ha sido un reto que no sabíamos si íbamos a lograr, así que paladeando lo conseguido pero sin parar de crear.

¿Qué tipo de fisioterapia es la más demandada en la clínica?

En estos momentos, los tratamientos de suelo pélvico, aunque ya estamos casi casi a la par respecto a la especialidad de ATM y craneomandibular. Digamos que el suelo pélvico está más en las redes sociales, cada vez es más conocida, y eso ha sido una suma para la clínica.  Aunque el boom de hace un tiempo ya se está estabilizando. Recalcar, eso sí, que te hablo desde mi experiencia y percepción concretas.

En mi periodo laboral en Madrid solo trabajaba suelo pélvico durante todo el día, así que me siento una privilegiada en este sentido. Volver a A Coruña supuso volver a empezar. En Madrid trabajaba en un equipo con el que incluso podía asistir a partos. Era diferente. Al volver, pues no tienes derivaciones, no conoces a nadie porque no habías estudiado aquí, si bien rápidamente se empezó a hablar mucho del suelo pélvico y sus implicaciones y la rueda volvió a girar.

En cuanto a casos concretos, tengo, en su gran mayoría, dificultades en erótica (de origen múltiple) bien sea de mujer u hombre; casos de dolor pélvico crónico, endometriosis, pre y post quirúrgicos de próstata o histerectomías, otros dolores de menstruación; también trabajo con deportistas que tienen dificultades muy específicas… Postparto y prepartos…, vale, paro. Me pongo a pensar en pacientes y la verdad es que hay bastante trabajo. Cada vez nos derivan más y mejor.

Un avance en estos años para mí ha sido que venga alguien y te diga «me han dicho que desde fisio puedo trabajar mi dificultad con la erección o las molestias con o sin penetración…» y un amplio etcétera. Que alguien busque solucionar temas de suelo pélvico es cada vez más frecuente, pero cuando es algo que limita lo erótico, a veces, cuesta un poquito más. Parece que hay que conformarse o resignarse cuando lo erótico falla o eso se nos vende con frecuencia.

Es importante la educación sexual en todas las etapas, pero los que la hemos tenido escasa o por omisión de información –los silencios o reprimendas educan también– debemos educarnos en los placeres como una parte fundamental del bienestar.

En una escala de 0 a 10, siendo 10 el máximo, ¿cómo de gallega eres?

En una escala gallega te diría que «depende» (risas).

Soy gallega, y como algunas gallegas pues he pasado parte de mi historia en Venezuela, Barcelona, Madrid, antes de regresar a A Coruña. Estoy muy agradecida con todos los lugares en los que he estado y, cuando vuelvo a ellos, tengo la fortuna de sentirme también en casa. Y me encanta viajar, que no sé por qué será (risas).

¿Quiénes se benefician más de tus cuidados? ¿Hombres o mujeres?

Mujeres y hombres, en cuanto a beneficio en salud. En cuanto a acudir a consulta ha habido un ascenso postcovid de hombres en consulta de fisio de suelo pélvico. Esto me fascina aún hoy en día. No sé si otros fisioterapeutas de suelo pélvico lo comparten, pero yo te puedo decir que se ha doblado el número de hombres que acuden a consulta, bien por derivación o bien por decisión propia al notar dificultades y leer sobre el tema en Internet. El acceso inmediato a la información a veces perjudica, pero otras también hace que, de repente, personas que no habían valorado nuestra figura en su proceso de rehabilitación nos encuentren.

En cuanto a mujeres, se benefician en muchos aspectos que han ido aumentando con los avances en investigación. A lo largo de la vida, experimentamos muchos cambios y situaciones que nos pueden llevar a fisioterapia de suelo pélvico. El avance ha ido de la mano del no-conformismo, de más investigación y de dejar en evidencia la necesidad de ello, sobre todo, en el campo de la mujer; de dejar de igualar y ver que la diversidad es lo más frecuente, de reclamar el placer (¡y el autoplacer!)… muchos avances aunque lentos. Lentos porque hay nuevas problemáticas al descubierto que hay que solventar. Y es que, cuando algo te duele o limita tu vida o tu placer, la paciencia tirita y, al final, sale a luz. Se necesitan más (y queremos más) recursos para investigación, al tiempo que se requiere unas escucha más activa a las pacientes. Aún hoy hay profesionales muy potentes y con muchas ganas que están totalmente desaprovechadas/os.

Hace poco me llegó un mail de un alumno que me preguntaba que si con «dificultades para la erección» podía investigar la masculina y la femenina. «Por supuesto, coméntame tus hallazgos en cuanto puedas», le dije. Estas preguntas están ahí, ahora, ya.

En MARAXEFISIOTERAPIA, ¿vas a perineo descubierto o tapas hasta el tobillo? ¿Tocas todo todo o solo guías? (Es que queremos verle el lado erótico, exótico o porno).

No lo tiene en realidad. A veces el objetivo final del paciente puede tener que ver con la mejora de su erótica, ahí sí. ¿«Exótico» lo dices por las plantas que tenemos? (risas).

Está bien que lo preguntéis porque muchas personas vienen con ese miedo. Es un ambiente clínico y seguro. El suelo pélvico se trabaja de forma que incluimos todo el complejo abdómino-lumbo-pélvico, esto supone que trabajamos con ejercicios respiratorios, la zona lumbar y abdominal, zona glútea e incluso piernas, y también trabajamos el intracavitario, sea vía vaginal o anal, sin dolor.

En mi caso te diré que priorizo la comodidad del paciente y sus ritmos. Si hay días que, por el motivo que sea, no se puede trabajar intracavitario, redirijo lo planeado y sigo adelante.

Defiendo el uso del espejo y la vibración en consulta, pero cuantos más años pasan, más me centro en los ritmos y momentos del paciente. Siempre llevo en la cabeza a mis pacientes que han sufrido abusos o violencia y no pueden tolerar un espejo o un tacto, y si no quieren compartir su historia, no tienen por qué hacerlo. Podemos trabajar de otras formas, podemos indicar cómo hacerlo, trabajar con placas anatómicas, con ropa interior… con lo que haya en la caja de herramientas, con lo que se pueda trabajar.

Me han preguntado alguna vez que por qué soy tan pesada con esto. No te hace más moderna mirarte la vulva en un espejo, ni eso ni nada, si no es tu momento no lo es. Yo te puedo explicar los beneficios, que son muchos, lo mismo que con los vibradores, masturbarte o tocarte o buscarte zonas erógenas, pero si no es tu momento o no te gusta, lo voy a respetar. En este sentido, lo del empoderamiento me tiene un poco frita; para alguien puede ser superempoderador utilizar dos juguetes a la vez para masturbarse; para otra, ir sola a un cine o bajar a por el pan tras semanas sin haber podido salir de casa también puede serlo y ambas opciones suman igualmente en sus vidas.

¿Siguen siendo los hombres reacios a cuidar su suelo pélvico? ¿Qué les dirías para entendieran la importancia de ejercitarlo?

Creo que, en parte, es un tema de desconocimiento. Tras una cirugía de próstata o en prostatitis mecánica ya conocen más nuestra figura. Supongo que esto también dependerá del lugar y con el fisio que hables.

Si hablamos de dificultades con la erección, temas coloproctológicos, eyaculación precoz, etc., cuesta más asociar el papel de la fisioterapia. También depende de con qué médicos interacciones a la hora de derivarnos pacientes y si estás en hospital o en consulta privada. La fisioterapia de suelo pélvico está de moda pero queda mucho por conocer de esta especialidad, en mi sesgada opinión.

Lo que le diría a cualquier persona tenga suelo pélvico con vulva y vagina o pene y escroto: obsérvate, y si algo te parece que no va como iba o tendría que ir, pregunta. Lo de normalizar dolores, faltas de sensaciones o cualquier otra cosa hay que empezar a saltárselo. El bienestar, el placer, la calidad de vida tienen que primar. Llevamos unos añitos de aúpa y hay que aprovechar para cuidarse lo que se pueda. Aunque no hayamos salido mejores del confinamiento, al menos, prioricemos la salud física y mental.

¿Por qué cumples años el mismo día que Andrea Acosta?

No conozco personalmente a Andrea para contrastar esta información, pero puedo certificar que tiene un gusto sublime para elegir el día en qué nacer, la verdad.

¿No había otro día? Me dais mucho trabajo. ¿Por qué te gusta torturar al editor de Volonté?

No lo había, este era demasiado tentador. No se le puede pedir más a un día en el que nacieron dos colaboradoras de Volonté.

La última pregunta no sé si es una petición encubierta. Necesito aclaración, benquerido editor. Pero sí, encuentro cierto placer en ello.