Los versos más obscenos de la literatura

El poema XVI de Catulo no fue traducido en su totalidad hasta finales del siglo XX porque se consideraba que su primer verso Pedicabo ego vos et irrumabo («Os follaré el culo y la boca») era «una de las expresiones más sucias jamás escrita en cualquier idioma». ¿Por qué?

Sigue leyendo…

Frases de sexo

Origen de los versos más humillantes de la historia

Gayo Valerio Catulo (87 a. C-57 a. C.) fue un poeta latino de la época republicana de la escuela de los neoréticos. Su obra, de la que se conservan 116 poemas, se centra en el amor y sus experiencias personales, como la relación homosexual que mantuvo con un joven llamado Juvencio o su relación destructiva con Clodia (a la que llama Lesbia), una mujer casada. Precisamente, el origen de la controversia fue uno de los poemas que le escribió a Lesbia, Carmina VI, al que hace alusión con la frase milia multa basiorum en su poema XVI:

Vivamus, mea Lesbia, atque amemus,/rumoresque senum seueriorum/omnes unius aestimemus assis./Soles occidere et redire possunt:/nobis, cum semel occidit breuis lux,/nox est perpetua una dormienda./Da mi basia mille, deinde centum,/dein mille altera, dein secunda centum,/deinde usque altera mille, deinde centum./Dein, cum milia multa fecerimus,/conturbabimus illa, ne sciamus,/aut nequis malus inuidere possit,/cum tantum sciat esse basiorum.

Vivamos, Lesbia mía, y amémonos./Que los rumores de los viejos severos/no nos importen./El sol puede salir y ponerse:/nosotros, cuando acabe nuestra breve luz,/dormiremos una noche eterna./Dame mil besos, después cien,/luego otros mil, luego otros cien,/después hasta dos mil, después otra vez cien;/luego, cuando lleguemos a muchos miles,/perderemos la cuenta, no la sabremos nosotros/ni el envidioso, y así no podrá maldecirnos/al saber el total de nuestros besos.

Furio y Aurelio consideraron el poema muy suave, aterciopelado, propio de un afeminado o pasivo y se burlaron de él. Por eso, furibundo, arremetió contra ellos llamando a Aurelio pathice (homosexual pasivo) y a Furio, sodomita, además de amenazarles con follarles por el culo y la boca. No obstante, Pedicabo ego vos et irrumabo es obsceno no por el componente sexual, sino por la humillación social.

Según Pascal Quignard, la moralidad sexual grecorromana no distinguía especialmente entre homosexualidad y heterosexualidad, sino entre actividad y pasividad. Para un grecorromano, la sodomía activa y la irrumación eran virtuosas; la pasividad anal y hacer una felación, no. La sodomía pasiva (recibir la penetración) y practicar el sexo oral a otro no eran bien vistos, pues a los pasivos se les consideraba intelectualmente inferiores (las mujeres, en general, y los homosexuales pasivos, en particular). Por el contrario, penetrar el ano o la boca de otro era un comportamiento activo, digno de seres intelectualmente superiores. A esto se suma que la boca era el órgano de la oratoria y la política, por lo que silenciar a un ciudadano metiéndole el pene en la boca era una demostración de poder. De ahí que Catulo humillara doblemente a Furio y Aurelio diciéndoles que les follaría por el culo y por la boca.

Traducciones del poema XVI de Catulo

Una de las principales características de la obra de Catulo es el uso de un latín más popular, con el objetivo de burlarse de las estructuras más formales de la poesía convencional grecorromana, por lo que su lenguaje era tachado en muchas ocasiones de grosero y vulgar. Esto, sumado a los matices del latín y su contexto histórico, ha dificultado su traducción, que suele sacrificar la rima en aras del significado adaptado a cada país o cultura. He leído decenas de traducciones y considero que esta adaptación es la más entendible. Me encantaría que me digáis qué os parece y que compartáis la vuestra en comentarios.

Pedicabo ego vos et irrumabo,/Aureli pathice et cinaede Furi,/qui me ex versiculis meis putastis,/quod sunt molliculi, parum pudicum./Nam castum esse decet pium poetam/ipsum, versiculos nihil necesse est;/qui tum denique habent salem ac leporem,/si sunt molliculi ac parum pudici,/et quod pruriat incitare possunt,/non dico pueris, sed his pilosis/qui duros nequeunt movere lumbos./Vos, quod milia multa basiorum*/egistis, male me marem putatis/Pedicabo ego vos et irrumabo.

Os follaré por el culo y por la boca/Aurelio mariquita y sodomita Furio,/que me juzgasteis afeminado porque mis versos/son delicados./Aunque un verdadero poeta debe ser puro, no tienen por qué serlo sus versos/que, a fin de cuentas, tienen sal y encanto/si son tiernos y poco púdicos,/y pueden excitar/no solo a los muchachos, sino a esos «peludos» que ni pueden mover sus duros lomos./Vosotros, que muchos miles de besos/leísteis, ¿creéis que no soy macho?/Os follaré por el culo y por la boca».