Orgasmos de mujeres: el orgasmo doble, una mezcla de fruición explosiva

La RAE define la sinergia como «la acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales». Esto es exactamente lo que ocurre cuando se tienen orgasmos dobles. Por supuesto, no estamos hablando de orgasmos masculinos. Tampoco de orgasmos múltiples. Y no, no nos referimos a alcanzar un orgasmo anal y otro vaginal a la sazón, ni siquiera al orgasmo vaginal per se. Este artículo trata sobre el «orgasmo doble» como aquel que aúna orgasmos por estimulación del clítoris y del Punto G.

Sigue leyendo…

Bienestar sexual

¿Qué es un orgasmo doble?

La complejidad sensual femenina es tremendamente intrincada. Podríamos ver videos por Youtube durante un mes, y no sabríamos lo que sienten otras mujeres antes de llegar al clímax. Pues bien, para complicarnos un poco más, vamos a intentar aprender lo que también podría ser denominado como «orgasmo total».

Aunque «orgasmo doble» suene como un tipo de orgasmo suavecito (si es que un orgasmo puede ser algo «suave» en sí), es el nombre que damos al que se tiene por la estimulación simultánea de más de una zona erógena. Por ello, también lo encontraréis nombrado como orgasmo combinado” y “mixto.

Popularmente, se dice que hay dos tipos de orgasmos primarios: el orgasmo clitoriano o clitoridiano y el orgasmo por estimulación del Punto G. Hay, por supuesto, otras clases de orgasmos más sutiles y personales (y, desde el momento en que todas somos un poco distintas, se podría argumentar razonablemente que hay, al  menos, tantos tipos como mujeres sobre el planeta), pero no nos compliquemos en exceso.

La cuestión es que un orgasmo doble, como la combinación que se produce al alcanzar el clímax a partir de la estimulación del clítoris y del Punto G, tiene por resultado una intensidad en la obtención de placer –prácticamente– inconmensurable.

¿Cómo se tiene un orgasmo doble?

Un orgasmo doble es un tipo de orgasmo más complejo, no solo por el hecho de ser doble sino también porque la mujer y/o su pareja deben conocer cómo responde su cuerpo a los distintos estímulos. En palabras llanas, lo más probable es que no ocurra de buenas a primeras pues cada cuerpo femenino requiere de «análisis previo».

Con todos los progresos médicos y científicos de la Modernidad, se hace raro pensar que todavía haya confusión sobre la anatomía femenina. Muchas mujeres –por ejemplo–, no están al tanto de que su clítoris no es simplemente esa pequeña protuberancia externa con terminaciones nerviosas que tanto aman, sino que –de hecho– tiene ramificaciones alrededor de la vulva y dentro de la vagina. Y, por desgracia, otros tantos hombres ni siquiera están al corriente de su importancia básica.

En cualquier caso, cuando se empieza a prestar atención al clítoris –en toda su extensión– y se estimula el Punto G al mismo tiempo, el resultado es un orgasmo –de lejos– más intenso de los que se está acostumbrada a… ¡soñar!

¿Qué se necesita para tener un orgasmo doble?

En realidad, solo se necesita un poco de paciencia y utilizar las manos (o las de la pareja) para obtener resultados óptimos. O sea, con la intención y algo de tiempo se puede volar al espacio exterior, visitando las estrellas más lejanas, sin poner un pie fuera de la cama.

Para aquellas que no tienen esa paciencia o aquel tiempo, la forma más eficaz de alcanzar un orgasmo doble es utilizar juguetes eróticos. En concreto, los conejitos rampantes han sido, y seguirán siendo, los vibradores ideales para alcanzar los orgasmos más intensos. Cuanta más excitación, mejor y más fácil será: el ardor del momento os llevará a emplear la imaginación y animará a mimar intensamente el cuerpo.

En cualquiera de los casos hay que encontrar un ritmo, alternando entre la presión que se aplica al clítoris y al Punto G, y experimentar con ángulos e intensidades ligeramente distintas. Normalmente, se aplica estimulación externa, al tiempo que se abre el camino hacia el Punto G; conforme la excitación va en aumento, la intensidad se incrementa, prolongando el placer. Aunque cada una es cada una, cuanto más se retrase el orgasmo, más intenso será.

En el momento en que se empieza a sentir que el clímax está cerca, la mayor parte de las mujeres necesita sentir potentes vibraciones en el clítoris y suficiente presión sobre el Punto G. El orgasmo doble vendrá de una manera casi intuitiva si se le ha concedido el tiempo y las formas necesarias.

Algunas mujeres prefieren acelerar el clímax para que la sequedad no arruine la fiesta. Por eso, es aconsejable utilizar hidratantes que, sin dañar nuestro cuerpo, nos permitan extender el momentum… Cuando el orgasmo doble finalmente arrolle, se notará una contracción muscular en la vagina sin parangón.

De mujer a mujer:

El refranero dice que «la práctica hace maestro al novicio»; cuanto más sexperimentes y te dejes llevar por los orgasmos dobles, más sencillo será tenerlos y más intensidad conseguirás. Ejercitar tu suelo pélvico también ayuda a fortalecer el músculo que actúa en estos orgasmos, lo cual lleva normalmente a elevar las sensaciones a niveles inenarrables.

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos sexuales
– actualizaciones de productos
– ofertas y promociones exclusivas
– y los relatos eróticos de mayor calidad.

* Información necesaria



Sobre Ana Ruiz

Ana es escritora y madre de tres hijos. Reside en Barcelona la mayor parte del año, disfruta viajando y conociendo otras culturas y lugares, así como asistiendo a congresos internacionales sobre su especialidad.

Deja tu comentario