Relatos ero: Kunyaza – Relatos eróticos cortos

Brenda B. Lennox relata la pasión por la Kunyaza con maestría poética.

Sigue leyendo…

Relatos eróticos cortos

Relatos ero: Kunyaza

Kunyaza – Relato erótico corto (1)

N.A.
Kunyaza es un término dado a una práctica sexual tradicional, desarrollada y practicada principalmente en África Central (en algunas regiones de Ruanda, Congo, este de Uganda y este de Tanzania) y la región de los Grandes Lagos de África Oriental, que está destinada a facilitar la eyaculación femenina.
Amavangigo: Líquido segregado durante la kunyaza, es espeso, transparente, levemente pegajoso e inodoro. Lo consideran fuente de vida.

Conocí a Kamagere en la presentación del libro Gaal gui. El cayuco, de mi amigo Youssouf Sow, en el que cuenta su odisea desde Senegal hasta Mauritania y su travesía en cayuco hasta España. Kamagere también había emigrado y sufrido la esclavitud en fábricas inhumanas, el abuso de las mafias, el largo viaje a través del Mediterráneo desafiando a la muerte, el profundo dolor de ver morir a compañeros cuyos cadáveres arrojaban al mar, la impotencia de ser recluido en los centros de internamiento a su llegada a la «Tierra prometida», la humillación de vender DVDs piratas. Sin embargo, una sonrisa perpetua iluminaba su rostro de ébano. Estaba vivo, no como todos los amigos y familiares a los que mataron a machetazos durante el genocidio. Estaba vivo, sí. Y honraba a la vida.

Me invitó a un café en su casa. Acepté. Hablamos de su país, Ruanda, el de los grandes lagos, el de las mil colinas, el del millón de muertos.

—¿Qué significa tu nombre? —pregunté. Se sonrojó.

—Cuentan que hace muchos muchos años, la reina le pidió a un soldado llamado Kamagere que la satisfaciera. El rey estaba siempre ausente en sus campañas militares y ella sentía el fuego de los volcanes ardiendo en su interior. Kamagere estaba nervioso, su cuerpo temblaba incontrolable y el temblor dio tal placer a la reina que de su sexo brotó agua. Desde entonces, los hombres buscamos en el interior de las mujeres el manantial sagrado. Y cuando fluye, nos bañamos en el agua que mana de su tierra, fuente de la vida, en un bautismo de fuego.

Me excité. Quería sentir el placer de la reina, la vibración de su miembro en mi sexo, el fluir de mi manantial sobre su cara. Le besé y su boca me respondió. Las lenguas jugaron mientras nos desnudábamos. Los cuerpos se entrelazaron en un yin y yang perfecto.

Me tumbó en la cama y abrió mis piernas. Estiró mis labios inferiores y los chupó para humedecerlos. Acercó su miembro erecto a mi vulva y la acarició trazando líneas, círculos, espirales. Introdujo el glande y elevé la cadera, pero me sujetó con suavidad y se quedó inmóvil. Sus ojos ordenaron y me rendí. Siguió follándome la entrada con figuras geométricas, metiéndola despacio hasta golpear el mismo fondo, sacándola de nuevo para acariciar mi vulva, follándome la entrada con figuras geométricas, metiéndola despacio hasta golpear el mismo fondo. Una y otra vez, y otra vez, y otra vez…

Las paredes de mi vagina vibraron como un tambor. Mi cuerpo bailó al compás de su música ancestral. Su ritmo atávico resquebrajó la presa y fluí como una cascada.

¡Amavangigo! —gritó, mientras se bañaba en ella.

Tierra – Relato erótico corto (2)

Renací con Kamagere y languidecí cuando se marchó. Ruanda necesitaba su fuerza para resurgir tras el dolor y la muerte. Me dolía, los dos sabíamos que era el fin de lo nuestro, pero ¿quién era yo para impedir el retorno de un hijo? Los meses se sucedían y yo me marchitaba sin su voz contándome leyendas, sin su sonrisa espantando mis demonios, sin el agua sagrada que él hacía brotar de mi sexo.

No pude evitarlo, le llamé para confesar que le echaba de menos.

—Me siento vacía sin ti. Tú me convertiste en reina, en tierra, en río.

—Hija de la tierra, tierra, por lo tanto, fuente de vida. El agua sagrada te habita. ¿Acaso un manantial necesita un hombre para fluir como un río tras la lluvia?

Los pitidos de fin de llamada resonaron como un tambor: agua, vida, tierra, tierra, TIERRA… me tumbé en la cama y recorrí, despacio, la que conformaba mi cuerpo: los picos montañosos, las colinas fértiles, el monte tapizado de hierba. Me adentré en sus profundidades, con los ojos cerrados, guiándome con los dedos. Las paredes rezumaban como las de un cenote, ardían como un tubo volcánico, vibraban anunciando la corriente subterránea. Horadé la grieta que me separaba de ella y el agua sagrada brotó como un río, desbordó mi sexo, fluyó entre mis muslos. Y la recibí con las manos para llover sobre mi tierra y ser fértil de nuevo.

Amavangigo —susurré—. Amavangigo, Kamagere. Amavangigo.

Placer a raudales en: Relatos eróticos

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria



Sobre Brenda B. Lennox

Brenda B. Lennox es el seudónimo de una escritora con varios premios literarios a su espalda. La máscara que le permite mostrar su lado más salvaje en textos que destilan crudeza no exenta de humor negro y poesía. La firma que avala su compromiso con la sexualidad como redactora para La Magia de los Sentidos. Podríamos decirte su nombre real, pero ha asegurado que después tendría que matarte. Y la creemos.

Deja tu comentario