[lelo_header_html]
Inicio / Relatos lésbicos / Atando cabos (2): Te vas a quemar, Aria – Relato erótico lésbico

Atando cabos (2): Te vas a quemar, Aria – Relato erótico lésbico

Te vas a quemar, Aria es la segunda parte de Atando cabos (1): Aria y las amantes de la Torre, donde Nora había relatado la tensión sexual que le producía la voz de la guía turística. Ahora, es Aria quien nos cuenta cómo usa su lengua…

Te vas a quemar, Aria – Relato erótico lésbico

Te vas a quemar, Aria – Relato erótico lésbico

«Te vas a quemar, Aria», pensé.

Pero ¿qué importaba ya? Nada, no importaba nada. Quería saber cómo era. Quería quemarme. Y noté algo parecido cuando Nora se colocó tras de mí y percibí en mi espalda cómo sus pezones se endurecían. Suspiré y me di media vuelta, quedando frente a ella. Sonreí al ver cómo su pecho subía y bajaba agitado. Me sentía poderosa. Yo tenía las riendas, la marinerita había caído.

Alargué la mano, indiscreta, y le acaricié la nuca. La atraje hacia mí despacio, aunque antes de lo previsto los labios de Nora se sumergieron en los míos en un beso húmedo. Ahogó un gemido en mi boca y aproveché para lamer con lascivia su labio inferior. Me acorraló contra la barandilla de cubierta y me estremecí al notar la diferencia de temperatura entre el frío metal y el ardor que recorría mi cuerpo.

―Deberíamos ir dentro… ―susurró sobre mis labios.

―Cállate.

Gruñó. Volvimos a besarnos con desesperación, como si fuera a salvarnos del peor de los destinos. Una ligera brisa pareció levantarse y me separé de ella un momento para tirar de su mano hacia el interior del buque. Nos dieron la bienvenida varias hileras de asientos de color azul eléctrico y elegí uno al azar de la primera fila. Hice que cayera sentada sobre él, colocándome yo a horcajadas en sus piernas.

Atando cabos (2): Te vas a quemar, Aria – Relato erótico lésbicoNos miramos a los ojos y sentí sus manos recorriendo mi espalda por debajo de la chaqueta. Luego mis costados. Mi abdomen. Mis piernas. Comenzaba a acercarse peligrosamente al punto exacto en el que la necesitaba, pero no iba a dejar que lo hiciera tan pronto. Desde que la vi por primera vez quise explorar su cuerpo y recorrerlo por completo, con mis manos y con mis labios. Me escondí en el hueco de su cuello y descubrí en él un dulce olor a canela. Lo mordí con fuerza mientras tanteaba el terreno en busca del botón de sus pantalones. La práctica me hizo deshacerme de él enseguida, aunque cuando colé mi mano dentro de los tejanos me sentí una primeriza. La noté tan mojada, incluso por encima de la tela de sus bragas, que me congelé durante unos segundos. El mero hecho de pensar que aquella humedad la había creado yo me hizo estremecer. Si aquello era cierto, no era solo suya, sino de ambas.

Me puse en pie tan solo con el objetivo de quitarle, de una vez por todas, los pantalones. Lo hice despacio, mirándola a los ojos. Ojalá sintiera en mis ojos la excitación o, simplemente, comprendiera las señales: cada vez me costaba más ir despacio, aunque entonces dudaba que Nora lo quisiera así. Pero quería disfrutar de aquello, disfrutar de ella.

Me arrodillé entre sus piernas y coloqué mis manos en sus tobillos. Subí despacio hasta llegar a sus rodillas, separándolas. Me deleité con la imagen de sus bragas húmedas y traté de mantener la calma. No obstante, antes de que mi cerebro le diera una orden a mi cuerpo, mis dedos estaban apartando la tela negra y mi lengua sobre su intimidad. Le arranqué el primero de varios gemidos roncos, todos ellos muy reveladores.

Atando cabos (2): Te vas a quemar, Aria – Relato erótico lésbicoA pesar de que era la primera vez que me zambullía entre sus piernas, supe que lo estaba haciendo bien. Me guiaba por su cuerpo: la respiración, los gemidos, la forma en que se arqueaba cuando presionaba con mi lengua un punto en concreto. Con toda aquella información separé sus pliegues con mis dedos, soplé en busca del contraste de temperatura y alterné las suaves lamidas con pequeñas succiones sobre su clítoris.

―Más, más, más… ―me pidió suplicante.

La sentía cada vez más y más cerca. Me planteé la opción de invitar a mis dedos al juego, pero me atraía más la idea de conseguir llevarla al orgasmo solo con mi boca. Su sabor me enloquecía, por no hablar de la forma en que me miraba o cómo agarraba mi pelo con fuerza, acercándome más a ella. Como si fuera a separarme antes de terminar mi trabajo…

Subí una de mis manos por su abdomen y la introduje bajo la camiseta de rayas. Seguí ascendiendo despacio en busca de la copa de su sujetador cuando me encontré con su pecho desnudo. Agradecí internamente que no llevara nada, empezando a acariciar el contorno. Poco después me centré en su pezón y noté cómo sus gemidos se habían vuelto más frecuentes y sonaban mucho más alto.

Atando cabos (2): Te vas a quemar, Aria – Relato erótico lésbicoJugueteé con sus pechos con habilidad, arañando su piel de vez en cuando, hasta que la vi cerrar los ojos y abandonarse al placer. Soltó un último suspiro, largo y necesitado, y me pareció que sus piernas temblaban mientras culminaba con un mordisco en su intimidad. Sonreí, satisfecha, y regresé a la postura de antes, sobre sus piernas.

Delineé su rostro con mi dedo índice. Sus facciones parecían haber sido esculpidas en mármol con una precisión calculada. Todavía respiraba de forma entrecortada y acaricié sus labios. Nora aprovechó el acercamiento para morder mi dedo sin apartar sus ojos de los míos. ¿Me estaba desafiando?

Nos besamos con una lentitud pasmosa teniendo en cuenta las condiciones en las que nos encontrábamos. La morena no perdió el tiempo: desabotonó mis pantalones y me hizo un gesto para que me levantara, quitándomelos por completo junto a mis bragas.

―¿Eres silenciosa? ―me preguntó al oído.

―No mucho ―confesé, y solté una risita.

Vibrador de clítoris

―Así me gusta. Pienso hacerte gemir muy alto, Aria.

(Continuará).

Más zambullidas entre las piernas:

Relatos eróticos lésbicos

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria



Sobre Thais Duthie

Escritora hecha a sí misma, amante de la noche y los lugares desconocidos, ha hecho de su versátil pluma una herramienta para conquistar nuestros corazones.

Deja tu comentario