La Agenda Erótica de Lis: enero, orgasmos con espuma y literatura

Comienza un nuevo año, y ya nos hemos planteado nuevas metas laborales, personales, y todas esas cosas que nos exigen: debes tener nuevos proyectos, bajar de peso, verte más guapa/o, prevenir la aparición de arrugas… O eso me dicen a mí, que cada día tengo más.

Por todos estos clichés, me he propuesto hacer una planificación erótica integral para este año. Una  agenda de crecimiento y diversión sexual que quiero compartir contigo.

Sigue leyendo…

Juegos eróticos

Vamos a hacer de enero el mes de la reinvención de nuestra propia masturbación.

Vamos a ir más allá del clásico “mastúrbate para conocer tu cuerpo” para adentrarnos en cómo expandir nuestros orgasmos. Cómo tener un clímax más allá del “orgasmo exprés” o distintas formas de masturbarse que van más allá de la peli porno.

Vamos a divertimos: aquí te presento dos rituales para vivir y gozar el primer mes del año:

  1. Orgasmos con espuma

Hace tiempo que el baño ya no es mi lugar de gozo; como muchas, solía desenroscar la ducha y apuntar con el agua a presión contra mi clítoris, hasta conseguir un orgasmo. Ahora, solo con pensarlo me aburro.

Vamos a cambiar esta receta tradicional de orgasmo exprés por un juego erótico a solas.

Lugar: El baño

Preparación: Enciende una vela aromatizante, pon tu playlist con canciones para masturbarte y lleva tu juguete sexual preferido a la ducha (el mío sigue siendo el LILY 2).

Desnúdate frente al espejo y obsérvate; deléitate con cada curva de tu cuerpo. No es narcisismo, se trata reconocer tu propia belleza imperfecta, de disfrutar cuando cada prenda de ropa abandona tu cuerpo y cae al suelo.

Entra a la ducha, coge el jabón y comienza acariciar cada centímetro de tu piel, deslízalo por tus senos y apriétalo contra ellos hasta que casi los pellizque. Unta tu vientre con espuma, acaricia tus piernas, glúteos, todo, no estás aseando tu cuerpo, estás recorriéndolo con deseo, deseo por ti y para ti.

Es hora de usar tu juguete erótico (sumergible, claro). Ponlo a la mínima potencia y masajea tu vulva; siente como cada golpe de la vibración recorre tu sexo y disfruta. Déjate llevar por las sensaciones, deja que invadan tu cuerpo al compás de la música, mientras respiras el ambiente aromatizado, que ya es parte del vapor. Relájate, no hay prisa, conecta con tu cuerpo y deléitate con el advenimiento del clímax.

  1. Lectura orgásmica

¿Alguna vez has leído novelas eróticas, poesía o relatos sexuales mientras te acaricias? La verdad es que siempre me he estimulado viendo porno, con una mano en el móvil y la otra en mi sexo. Pero ya es hora de cambiar y ser menos práctica, es el momento de convertir la masturbación en algo más placentero: un viaje sensual.

Vamos a hacer nuestro propio club de lectura erótica.

Lugar: La alcoba

Preparación: En tu habitación o donde te encuentres con más confianza. Si tienes otro lugar o espacio de lectura o meditación también vale. Busca en la sección de relatos eróticos o compra un exquisito libro de poesía erótica. Abre un relato o poema y lee. Selecciona varios que te seduzcan, desnúdate y túmbate sobre el sillón o la cama, y vuelve a leer. Sumérgete en la historia y conviértete en el personaje que desees. Comienza a estimularte; acaríciate, conecta tus dedos con tu cerebro, el personaje que hayas elegido tiene ahora tus órganos sexuales y tú eres la que protagoniza sus acciones. Disfruta, relájate y deja que el orgasmo te alcance sin buscarlo. Estará lleno de intensidad y encanto literario.

Vuelvo con más ideas en febrero. Hasta entonces, cólmate en placer.

Cómo masturbar a una mujer

Guía para la masturbación femenina. Cómo hacer un dedo

SIGUE LEYENDO…

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria