La bien follá

Periodista, cuarentona y divorciada. Muy ácida, sin prejuicios y con mucha ironía. Un buen día, Pepa Marcos creó una cuenta en Tinder y alucinó de tal manera que tuvo que escribirlo en un blog, El amor en tiempos de Tinder, el blog erótico del reputado magazine Harper’s Bazaar España.

Si no quieres entender a los hombres, solo disfrutar de ellos, puedes seguirla en su cuenta de Twitter, porque ese es precisamente su Mantra: @AmorEnTinder.

Relatos eróticos

La bien follá

Soy bastante primitiva, que no te confundan ni el sobrio zapato de tacón, ni el clutch ni la chaqueta que me queda perfecta. A mí no me ganas abriéndome la puerta del taxi, me ganas abriéndome las piernas en un oscuro pasillo y empotrándome contra la pared.

Qué bonita son las flores, pero no se pueden comparar al calor de tus manos cuando me agarran por la cintura, suben solo rozándome hasta mis pechos y juegan con los botones de mi camisa, soltándolos uno a uno, hasta dejarme casi desnuda.

Me vuelvo aún más primitiva cuando te cuelas en la ducha mientras me preparo para ir al trabajo, cuando no me importa ni lo temprano de la hora ni el jaleo que estamos armando. Si hasta se me olvida que soy claustrofóbica y apenas cabemos los dos en este espacio. Ni siquiera desaparece mi parte animal cuando me dejas exhausta sobre la cama.

Nunca he sido tan mujer, tan fuerte, ni me he sentido tan libre que cuando follamos, o cuando hacemos el amor, o cuando jugamos con el cuerpo del otro. “El brillo de los ojos no se puede operar” decía Lola Flores, y es cierto. Me brillan como a un gato en plena noche.

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria



Sobre Ana Ruiz

Ana es escritora y madre de tres hijos. Reside en Barcelona la mayor parte del año, disfruta viajando y conociendo otras culturas y lugares, así como asistiendo a congresos internacionales sobre su especialidad.

Deja tu comentario