[lelo_header_html]
Inicio / RELATOS ERÓTICOS / Porno para mujeres. Secuencia 3: el día que protagonicé una peli porno – Relato erótico

Porno para mujeres. Secuencia 3: el día que protagonicé una peli porno – Relato erótico

Porno para mujeres, la brillante trilogía de relatos eróticos de Valérie Tasso, termina con esta excelente historia, donde el sujeto y objeto del erotismo se funden en una, y la misma mujer.

Relatos eróticos

Porno para mujeres. Secuencia 3: el día que protagonicé una peli porno – Relato erótico

Fue un lunes cuando lo recibí.

El escrito para el blog de LELO no acababa de salir… Al sonar el timbre, pese a que me sobresaltó un poco, no me cabreé demasiado, como sucedía otras veces por la interrupción.

Abrí la puerta, y me encontré al chófer perfectamente uniformado. Y, aunque estoy más que acostumbrada a este tipo de entregas repentinas, no negaré que me sorprendió su presencia, un tanto perturbadora.

–¿La señorita Tasso? –me preguntó.

–Sí, soy yo.

El hombre alargó la mano y me entregó un sobre acolchado.

–De parte de la señorita Adèle –añadió.

¿Adèle? Pero ¿¡quién coño era Adèle!? Ante la presencia del chófer, frenética por un breve instante que se me hizo eterno, intenté asociar un rostro con ese nombre, pero no conseguía recordarlo. De repente, apareció en mi mente la cara angelical de la hermosa rubia del ático de La Bonanova, donde, hacía unas semanas, habíamos participado en una orgía.

–¡Ah, sí, es para mí, efectivamente! –le dije con algo de brusquedad, fruto de la impaciencia y un cierto sonrojo por lo que pudiera saber aquel hombre.

Tras cerrar la puerta, examiné el sobre con tanta atención como curiosidad. No había nada escrito, cosa lógica por otra parte, pues lo prepararon para ser entregado en mano. Cuando finalmente lo abrí, encontré en su interior un DVD. Dentro de mi estómago empezaron a moverse esas mariposas que emigran, cuando la incertidumbre se desvanece.

Aparté con cariño a Monsieur Alfred, el gato que recogí de la calle hace ya unos años, e introduje con nerviosismo el disco en el lector de mi portátil. La primera imagen que apareció fue la de Dieter gimiendo al compás de una suculenta mamada. Detuve la proyección, mientras mi gato me miraba incrédulo.

Lo primero fue la sensación de ser víctima de algún tipo de chantaje. Después, lo pensé mejor y coloqué el portátil sobre la cama, me senté frente a él y empecé a deslizar los tejanos por mis piernas. Si algo hay difícil en este mundo es quitarse unos vaqueros ajustados sentada y conservar puesto el tanga, pero así sucedió.

Una poderosísima excitación me invadió solo por el hecho de pensar en darle de nuevo al play. No niego que ya me había masturbado algunas veces rememorando las escenas de aquel encuentro, las más hardcore para ser sincera, pero la oportunidad de verlas como si de una película porno se tratara incrementó exponencialmente mi excitación y libido. Nunca me han gustado las fantasías light.

Volví a pulsar el play.

Una pareja practica el 69. La cámara se acerca hasta la vulva donde la lengua de él realiza pequeños círculos alrededor del clítoris, para descender hasta la vagina e introducirse repetidamente, como un perro que busca saciar su sed.

Aparto ligeramente el tanga hacia la izquierda dejando mi vulva al descubierto, y empiezo a acariciarme suavemente, con cadencia, los labios. La lengua del hombre de la película hace ruido.

Me encanta este chapoteo. Me encantan los sonidos del sexo. Monsieur Alfred da unos pasos hacia mí con los ojos fijos en mi entrepierna. Se detiene. La cámara da un pequeño giro y enfoca a un hombre grueso lleno de vello que, con sacudidas vigorosas, está enculando a una jovencita que se retuerce, no sé si de dolor o de placer. Las gotas de sudor emanan de su rostro dulce que mira a la cámara, mientras un tipo elegantemente vestido le masajea con la otra mano su teta derecha. Lo hace torpemente, como si amasara algún tipo de extraña argamasa, al ritmo de los jadeos del gordo y los gemidos de la jovencita.

Intuitivamente, mi mano izquierda se desplaza hacia mi pecho, a la vez que continúo acariciándome, ya casi con exclusividad, el clítoris, completamente al descubierto por la presión de los dedos índice y anular sobre el pubis. Aprieto con fuerza mi pezón, como si una pinza de acero lo sostuviera. Noto que voy al alcanzar el orgasmo, pero soy capaz de detenerlo sin dejar de presionarme y acariciarme. La cámara cambia de plano y se dirige hacia un grupo de personas que rodea a alguien tendido en el suelo. Y es entonces cuando me veo a mí misma, aparezco en pantalla.

Al verme, jadeo, jadeo fuertemente como si estuviera sola en el mundo. Ricardo me está follando con fuerza sobre la alfombra, mientras una chica morena succiona mis pezones; un hombre que por su aspecto podría ser de la India me acaricia el vientre, y mi vello púbico gravita alrededor del falo de Ricardo que entra y sale con fuerza.

Un muchacho apuesto lame con gula mis pies contraídos por la excitación. Tengo los ojos entornados y la mirada puesta en ningún sitio.

Sobre la cama, el gato se acerca un poco más y empieza a olisquear intentando comprender lo que me está sucediendo.

Ver, observar, disfrutar mi propia mirada hace que no pueda contener el orgasmo, pero en un último esfuerzo contrayendo todos los  músculos de mi cuerpo, consigo frenarlo. En la grabación, me corro, lo estoy viendo, pero también lo estoy oliendo y degustando. Percibo todos los olores, todos los sabores… de todos los que ahora veo desde la cama. Al cabo de un rato, la cámara desciende y se dirige lentamente hacia mi rostro.

–¿Te encuentras bien? –me pregunta una voz en la grabación.

Sin albergar posibilidad ni voluntad de control sobre mi cuerpo, me corro.

Apenas recobrada y con la vagina todavía palpitando, sonó un mensaje en mi Whatsapp.

«No te preocupes, es la única copia. Suelo guardar una de cada encuentro, por si un día Ricardo creyera oportuno buscarse otra compañía… espero que lo hayas vuelto a pasar bien ❤️🍸»

 GIGI 2 de LELO

No sabes cuánto, mi querida Adèle…no sabes cuánto he disfrutado mi película porno, pensé.

Más relatos eróticos de Valérie y el porno más elegante:

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– posturas sexuales
– actualizaciones de productos
– ofertas y promociones exclusivas
– y los relatos eróticos de mayor calidad.

* Información necesaria



Sobre Valérie Tasso

Valérie Tasso no es una sexóloga convencional. Miembro nº 487 de la AEPS (Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología) y autora de 8 obras mayores, entre la novela y el ensayo, Valérie es, ante todo, una intelectual que derrocha elegancia y encanto.

9 comentarios

  1. Geniales, los mejores relatos eroticos que he leído

  2. Alberto, querido, muchísimas gracias por tu comentario. Me alegro que te gusten mis relatos… Hay más por llegar 😉 😉 Un cálido abrazo!! Valérie

  3. Perfecto, muchas gracias

  4. Relato de lo más erótico, aquí son muy buenos.

  5. Muchísimas gracias a “Sweetx” y a “universo” por vuestros comentarios. Es un verdadero placer escribir en este maravilloso blog de LELO. Un cálido abrazo a amb@s!! 🙂 🙂

  6. Estupendo

  7. ¡Me alegro que te guste, anónimo! Un cálido abrazo desde mi portátil 🙂 🙂 Valérie

  8. Felicidades Valerie ! Esto es como el Padrino, a mi me gustó más la segunda parte, pero está genial.
    Feliz Navidad!!
    Saludos.

  9. Hola Carla!!
    Me ha gustado mucho tu referencia al Padrino,¡jajajajaja! Es cierto que, cuando una película o un relato está en varias partes, siempre tenemos una parte preferida 😉 😉 Me alegro, de todas formas, que el conjunto te haya gustado. Y agradezco, como siempre, que lo hagas explícito a través de tus comentarios que están SIEMPRE bienvenidos, guapísima.
    Te mando un beso enorme y te deseo unas Felices Fiestas, llenas de erotismo 🙂 🙂
    Valérie

Deja tu comentario