As de corazones – Relato erótico

Las Vegas, el Flamingo, Brenda, una amiga, un jugador… A todos les gusta apostar fuerte y siempre ganan.

Sigue leyendo…

Relatos eróticos

As de corazones

El City Center, la Torre Stratosphere, el Caesar’s Palace, las Fuentes del Bellagio, los clubs de Fremont Street, las lujosas tiendas del Crystals… «La Ciudad del Pecado» se había transformado en un decorado gigante de cartón piedra, un diamante falso en una tiara de plástico. El Flamingo también lo era, con sus luces de neón, su decoración Art Decó y sus habitaciones en tonos rosa pastel con televisión de plasma. El Flamingo…que se erigió en la ciudad por Bugsy Siegel con dinero sucio del crimen organizado. El Flamingo…bautizado con el nombre de su amante de piernas delgadas e interminables.  ¿Lo sabrían los flamencos que se aburrían mortalmente en su estanque artificial? ¿Qué quedaba de sus días de gloria con Sammy Davis Jr., Sinatra, Dean Martin y Jerry Lewis?, ¿del glamur en el que se sumergieron  Clark Gable, Lana Turner o Judy Garland? Quién sabe, puede que también fueran estrellas de purpurina en un vodevil de segunda.

No le dije lo que pensaba, en parte porque ella había planeado esa escapada con mucha ilusión y en parte porque no quería darle la razón: me cuesta desconectar. Nos arreglamos  y bajamos al casino. Me negué a jugar en las máquinas tragaperras. Había algo sórdido,  desesperanzado y patético en los rostros de los que alimentaban sus fauces esperando el oro de la «Tierra de las segundas oportunidades». Mejor los dados. Aceptó, le cuesta decir que no. Puede que fuera porque en realidad no me importara ganar o perder, puede que porque a ella sí, pero ganamos una partida tras otra y la gente se agolpó a nuestro alrededor jaleándonos como a dos boxeadores en un ring. No me gustó. «Dejémoslo ahora que estamos de racha». Aceptó de nuevo. Se acercó un camarero. Un hombre sentado en una mesa de póquer  nos invitaba a una copa. Aceptó por tercera vez y la seguí. Se presentó ceremonioso. Por lo visto nos había estado  observando y quería que fuéramos su amuleto. ¿Por qué no?

Me gusta el póquer, mirar a los jugadores, interpretar sus gestos, adivinar si es un farol o una buena mano. Y me gustó mirarle a él. Puede que fuera porque en realidad no le importara ganar o perder, puede que porque sí, puede que porque realmente éramos amuletos, pero ganó una partida tras otra. Nos regaló dos fichas de 5.000 dólares y nos invitó a su suite. Pidió un Moët & Chandon, brindamos por Las Vegas y me senté en uno de los sillones para saborear el champán. Las luces de la calle Strip y de la noria High Roller brillaban al otro lado de la ventana y me arrastraron con su parpadeo hipnótico.  Me dejé llevar…

Los gemidos me sacaron de mi ensueño. Se la chupaba con suavidad, demorándose en el glande rojizo que brillaba húmedo por la saliva, recorriendo toda la superficie venosa con la lengua,  engullendo sus huevos como si quisiera demostrarle que sabía comerla muy bien.  Parecía disfrutar de la lentitud, hasta que le presionó la nuca y se la hundió hasta la garganta. Comenzó a chupársela con fuerza y el sonido rítmico de la mamada inundó la habitación. Él se arrodilló sobre las sábanas arrugadas y comenzó a follarse su boca mientras me miraba a los ojos como si estuviera follándose la mía. Me sumergí en los suyos y escudriñé en su interior. Su juego era tan simple como banal. No era más que un cliché de tipo duro, un imitador de Elvis, otra parte del decorado. Pero me excitaba su mentón, su perilla, su boca, quizá supieran dar placer si mi coño se los follaba. La agarró del pelo y la separó con brusquedad.  Su polla me apuntó y su mirada dobló  la apuesta. No me levanté. Ya conocía sus cartas. Me subí el vestido, separé las piernas y le mostré las mías.

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria



Sobre Brenda B. Lennox

Brenda B. Lennox es el seudónimo de una escritora con varios premios literarios a su espalda. La máscara que le permite mostrar su lado más salvaje en textos que destilan crudeza no exenta de humor negro y poesía. La firma que avala su compromiso con la sexualidad como redactora para La Magia de los Sentidos. Podríamos decirte su nombre real, pero ha asegurado que después tendría que matarte. Y la creemos.

Deja tu comentario