Cómo estimular una oreja hasta el clímax

La oreja es muy erógena, pues además de contar con numerosas terminaciones nerviosas, según la auriculoterapia, también representa un mapa en el que se reflejan nuestras zonas corporales, órganos y funciones fisiológicas, incluyendo las sexuales.  A esto se suma el sentido del oído, uno de los que más influyen en un nivel biológico a la hora de sentirnos atraídos por alguien y de los que más nos excitan en el psicológico. Como prueba, el éxito del porno auditivo y el sexo telefónico.

Sin embargo, a pesar del sublime placer que nos puede proporcionar, es una de las partes de nuestro cuerpo que menos mimamos, quizá porque estamos demasiado influenciados por el mal porno stream, que lo reduce todo a los genitales. Por eso, en este artículo te explicaré algunas técnicas para que descubras un mundo nuevo de sensaciones que también pueden provocar un orgasmo. Espero que seas todo oídos…

Sigue leyendo…

Sexo

1. Cómo estimular una oreja con las manos

Dar un masaje en las orejas con las yemas de los dedos puede ser muy relajante y erótico si te tomas tu tiempo y creas  un ambiente íntimo y cálido, con luz tenue y música suave. Para potenciar esa intimidad, lo ideal es que te sientes en un sillón y tu amante se tumbe colocando su cabeza sobre tu regazo. Antes de empezar, si eres de los que tienes las manos gélidas como yo, frótatelas para que se calienten. No quieres que se sientan como un témpano de hielo.

Si aplicas un aceite esencial afrodisiaco como el de Ylang-Ylang, sándalo o jazmín, el masaje será más placentero. Coloca las palmas abiertas sobre las orejas durante un rato para conectar con tu amante; luego, extiende los dedos índices y deslízalos suavemente hacia arriba y hacia abajo por la parte trasera de las orejas. Haz lo mismo por la  parte delantera. Después, aprieta suavemente los lóbulos con los dedos índice y pulgar de cada mano, deslízalos hacia afuera y repite este movimiento por todo el pabellón auditivo.

También puedes dar un masaje tántrico. Presiona suavemente los lóbulos de las orejas con el pulgar y el índice y masajea en círculos. Después, coge el pabellón entero con la palma de la mano y ejerce una levísima presión para estimular todos sus puntos reflejos. Finalmente, realiza un movimiento de arriba hacia abajo con toda la palma y luego en sentido inverso.

2. Cómo estimular una oreja con la boca

Acerca tu boca a su oreja y detente a unos milímetros para que sienta tu aliento. No soples ni tampoco des un beso sonoro, es muy peligroso, puedes provocarle una pérdida de audición permanente. Rózala apenas con los labios para estimular todas las terminaciones nerviosas. Luego besa delicadamente todo el pabellón auditivo y detente en el lóbulo. Lámelo con la punta de la lengua y también con toda su superficie, controlando la saliva para que no le resulte desagradable; atrápalo dentro de tu boca y succiona como si estuvieras mamando (se percibe como si lo hicieras con los genitales), mordisquéalo variando la intensidad… El truco es alternar los tres tipos de estímulos por todo el pabellón auditivo para provocar distintas sensaciones. No te detengas ahí, mima el cuello, la nuca, los hombros; besa, acaricia, lame, muerde

3. Cómo estimular una oreja con objetos

Acariciar las orejas con una pluma es extremadamente erótico. Deslízala por toda su superficie, incidiendo en la parte trasera. Luego, acaricia suavemente la cara, el cuello, los hombros y los pechos describiendo figuras geométricas. Puedes sustituir la pluma por un bastoncillo de algodón, como la práctica japonesa que se realiza en los Mimikaki Ten, siempre que no lo introduzcas en el oído porque puedes lesionar el tímpano.

A algunas personas les excita el dolor que provocan las pinzas. Si es el caso de tu amante, prueba a pinzar distintas zonas del pabellón auditivo, aunque durante poco tiempo, recuerda lo que te comenté en el reportaje sobre los objetos caseros para el BDSM: cortar la irrigación sanguínea puede provocar lesiones graves. Sexo SANO, SEGURO y CONSENSUADO.

4. Cómo estimular una oreja con el sentido del oído

Como ya te he dicho, el sentido del oído es uno de los que más erotizan. Susúrrale. Gime. Dile qué quieres hacerle, qué quieres que te haga. Suplica, ordena, provoca a su imaginación. Hay personas que se excitan con un lenguaje erótico, sensual y sutil; otros, con el soez, directo y explícito. Explora tus límites y los de tu amante, puede que te sorprendas.

Hasta aquí mis consejos para estimular una oreja. Puedes hacerlo como preliminares para el sexo, pero te recomiendo que también practiques estas técnicas con el único propósito de mimar por mimar, por el placer de dar, por el placer de recibir.

Juegos eróticos

Masajes sexuales para mujeres (orgasmos a flor de piel)

SIGUE LEYENDO…

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria