Wax play o juegos con cera: Guía para principiantes

El wax play o juego con cera es, al igual que el bondage y el spanking, una de las prácticas BDSM más seductoras por su atractivo visual repleto de connotaciones sexuales (a fin de cuentas, también se llama esperma a la cera utilizada para hacer velas, así como a la derretida que cuelga de estas) y por la excitación del peligro de jugar con fuego. Pero ya sabes lo que dice el refrán, y como no quiero que te quemes en sentido literal, en este artículo daré los consejos básicos para iniciarse en esta práctica.

Sigue leyendo…

Sexo

Wax play o juegos con cera

Preparativos

La idea de verter cera y sentirla es morbosa y excitante: el esperma que se desliza por la piel, el escalofrío provocado por el subidón de adrenalina y el calor, el disfrute de los roles de dominación y sumisión… Pero la práctica puede resultar muy peligrosa: quemaduras, cicatrices, lesiones permanentes y alergias son habituales en el wax play si no se respetan escrupulosamente unas reglas básicas.

Elección de la vela: Es de vital importancia escoger una vela correcta para evitar quemaduras (a mayor punto de fusión, mayor es el riesgo) y sufrir alergias a algunos de sus componentes (colorantes, aceites, perfumes, etc.). Dentro del BDSM, cada tipo de vela cumple una función concreta dependiendo de la técnica y lo que se pretende con ella. Como este es un artículo para principiantes, no las analizaré, sino que os recomendaré directamente las mejores para iniciarse: la fabricada con soja y la compuesta de parafina sin adulterar.

Las velas de soja tienen un punto de fusión bajo (entre 40 y 45°C), una consistencia más líquida y oleosa y se endurecen con mayor lentitud, por lo que son ideales para dar masajes. Las de parafina tienen un punto de fusión que oscila entre los 56 y los 58 °C, una consistencia cerosa y se endurecen muy rápido, siendo más indicadas para la técnica del goteo. Si no lo tenéis muy claro, os recomiendo que os quitéis de problemas y compréis velas especiales para principiantes en una tienda erótica, fijándoos muy bien en la temperatura que alcanzan (el límite es 60°C)  y su composición, por si sois alérgicos a alguno de sus ingredientes.

Prueba/error: Verter cera parece sencillo pero no lo es. Por un lado, cada vela arde de una manera dependiendo de su composición y por otro, si no la giras bien, puedes quemarte con la llama y con el esperma (recuerda: la sustancia de la vela, la cera). Por ello, calibra la que vayas a utilizar derramando la cera sobre una superficie no inflamable, hasta coger experiencia.

Altar para el amor: Despeja la mesilla de noche de todos los objetos para evitar un incendio y colocar una bandeja (de algún material no inflamable como el metal) en la que irá la vela (sin el envoltorio de plástico en caso de que lo lleve y sobre un soporte especial), un encendedor o cerillas, una jarrita de agua para un caso de emergencia y aloe vera o alguna crema para quemaduras.

Protege la cama: Las manchas de cera son difíciles de eliminar de los tejidos. Algunos dominantes aconsejan forrar el colchón con plástico, pero puede resultar peligroso, incómodo y, desde luego, poco glamuroso. Mi recomendación personal es utilizar una sábana vieja y limpiar después las manchas.

Protege al sumiso y a ti: Los tejidos pueden arder y si son de determinados materiales como el poliéster, derretirse y pegarse a la piel. Evitad estar vestidos, incluyendo la ropa interior.

Zonas del cuerpo

Prohibido, repito, PROHIBIDO echar cera en la cara, pezones, vulva, pene y ano. Puede que hayas visto practicantes de BDSM que aplican esperma en alguna de estas zonas, pero no se te olvide que te estás iniciando y son partes muy sensibles en las que puedes causar graves quemaduras y lesiones permanentes. La región interna del brazo y la de los muslos son medianamente sensibles, aunque algunas personas no lo soportan, así que deberás evitarlas en un principio. También deberás evitar las zonas venosas, sobre todo la parte trasera de las piernas en las que puede haber varices. Y, por favor, si tienes alguna patología, consulta primero a tu médico.

En cuanto a las zonas velludas, será más difícil retirar la cera cuando acabe el wax play y puede llegar a ser doloroso, salvo que la elimines usando aceite y altas dosis de paciencia como te explicaré en otro epígrafe.

Unas posturas serán más indicadas que otras atendiendo a las partes del cuerpo sobre las que vayas a derramar el esperma (¡la cera!),  así como el efecto visual, la técnica empleada y las sensaciones físicas y emocionales que quieras provocar. Las posturas  básicas para iniciarse en el wax play son: el sumiso tumbado boca arriba o boca abajo y el sumiso de pie o sentado.  Las primeras son mejores para asegurar que la cera solidifique formando pequeñas gotitas y las segundas, para que esta se deslice formando riachuelos.

Juegos con cera

Aunque los wax play suelen clasificarse en Goteo, Vertido o Chorreo, Soporte y Pintar, en este artículo para principiantes solo explicaré la primera porque es la menos peligrosa de las cuatro, aunque no está exenta de riesgo. La técnica del Goteo consiste en sujetar la vela con la mano, girar un poco la muñeca y verter esperma gota a gota sobre la piel del sumiso.

Cuanto más alta esté la vela, menor será la temperatura con la que llegue a la piel, aunque se corre el riesgo de hacer salpicaduras. Lo mejor es empezar con la vela a unos 70/60 cm de distancia del cuerpo e ir bajándola poco a poco, atendiendo a las reacciones del sumiso.

Echa gotas separadas entre sí,  no una encima de otra, porque si la primera capa no se ha enfriado, al recibir la segunda mantendrá su temperatura durante más tiempo.

Seguridad, seguridad, seguridad

No me cansaré de decir que el wax play o juego con cera es muy peligroso por el riesgo de provocar quemaduras muy graves, cicatrices y lesiones permanentes. Para evitarlo, además de elegir una vela adecuada, deberéis probar la reacción que causa el esperma en cada zona en la que se derrame. Suelen recomendar que el dominante lo testee en el dorso de su propia mano, aunque yo creo que es mejor hacerlo en la del sumiso, ya que cada persona es un mundo. Obviamente, si el sumiso eres tú, cuando estén derramando cera sobre ti, deberás decir si la toleras o quieres parar ya de YA. Nunca olvides que tienes la última palabra. Sexo sano, seguro y CONSENSUADO.

Algunas personas alcanzan tal estado de excitación que su mente vuela y no son capaces de reaccionar aunque se estén quemando; por eso, es de vital importancia que el dominante también observe la reacción de la piel: si está caliente y con un tono rosáceo, debes parar de inmediato; no esperes a que esté muy caliente y con un tono rojizo brillante, porque es síntoma de quemadura. Si eso ocurre, aplica una compresa fría sobre la piel y luego, una crema específica para quemaduras o aloe vera.

Eliminar la cera

De la piel: aplica aceite para niños o cualquier otro con la misma textura hasta que lo haya absorbido la piel. Luego, retira los restos de esperma con una pequeña espátula o las uñas, teniendo especial cuidado si es una zona delicada o hay vello. Finalmente, date una ducha con agua tibia para eliminarlo en su totalidad.

De los tejidos: Cuando la cera se haya solidificado, raspa con una pequeña espátula para quitar el grueso de la mancha. Luego, pon hojas de papel absorbente humedecidas con agua a ambos lados de la tela y coloca encima una plancha a temperatura media o baja, hasta que el papel absorba los restos sobrantes.

Espero que te sirvan estos consejos básicos para iniciarte en el wax play y, sobre todo, que los emplees con sentido común, prudencia y respeto a las reglas inquebrantables de toda relación sexual: sexo sano, seguro y consensuado.

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria



Sobre Brenda B. Lennox

Brenda B. Lennox es el seudónimo de una escritora con varios premios literarios a su espalda. La máscara que le permite mostrar su lado más salvaje en textos que destilan crudeza no exenta de humor negro y poesía. La firma que avala su compromiso con la sexualidad como redactora para La Magia de los Sentidos. Podríamos decirte su nombre real, pero ha asegurado que después tendría que matarte. Y la creemos.

Deja tu comentario