«El amor es el anhelo de salir de uno mismo»

Por lógica, cuando se piensa en el amor, se piensa en un sentimiento compartido. Es decir, en lo que sienten dos personas la una por la otra. Pero, en realidad, el amor es un sentimiento solitario porque nadie, salvo nosotros, sufre sus vaivenes. De hecho, ni siquiera hacen falta dos para que uno ame al otro y, en el caso de hacerlo mutuamente, nunca lo harán en la misma medida ni de la misma forma.

Sigue leyendo…

Frases de amor

De la misma manera, se piensa que el amor es el sentimiento más altruista porque, por definición, debería ser la emoción que nos lleva a desear lo mejor a una persona, incluso aunque eso no nos reporte ningún beneficio. Incluso aunque sea a pesar de nosotros mismos. Algo que tampoco es del todo cierto.

De hecho, a veces el amor es solo una válvula de escape para huir  tu propia persona, Una forma de eludir el agotamiento que supone el constante individualismo de pensar solo en nosotros. Quizá esa era la idea que llevó a Charles Baudelaire a acuñar la cita «el amor es el anhelo de salir de uno mismo».

La libertad de ser esclavo

Tiene todo el sentido. Centrarse en las necesidades y problemas del ser amado hace que nos olvidemos de las nuestras propias; es un respiro en nuestra existencia. Porque a veces ser el esclavo de los sentimientos de alguien es una forma para escapar de los propios.

No obstante, algo de esta lógica podría aplicarse al mundo del BDSM, en el que el esclavo no acude al amo solo por el placer de complacerle, ni siquiera solo en la búsqueda de algún tipo de recompensa física o sexual, sino que básicamente trata de ponerse al servicio de alguien para tener un rato de paz. No pensar en lo que se desea, en lo que se necesita, en lo que se ansía y centrarse solo en el otro pueden ser un remanso de tranquilidad.

De una forma menos radical, el primer amor, ese «amor adolescente», es algo parecido y no solo porque es el momento en el que nos sentimos más frágiles y vulnerables ante el otro. En una época en la que todo es conflicto y crisis de identidad, el primer amor llega para ocuparlo todo, centrar nuestros pensamientos en un solo objetivo y hacernos avanzar en el camino de pensar cómo será el otro, sin vivir en la ansiedad de no saber cómo es realmente uno mismo.

La visión del otro

Otra de las ideas que asociamos al amor es la capacidad de poder ver el mundo desde los ojos del otro. Y en este caso la frase la Baudelaire podría ampliar su significado. Es decir, que amar a otra persona sería también una forma de ampliar nuestro punto de vista sobre todo lo que nos rodea. Al fin y al cabo, el amor no se encuentra, se construye, y esa construcción lleva un aprendizaje en el que debemos comprender a la otra persona, entender su contexto y asumir nuestras diferencias. Y no hay mejor forma de salir de uno mismo que poniéndose, para variar, en la piel del otro.

Ser compañeros de viaje no solo es una expresión a tener en cuenta en nuestras vacaciones, sino en el hecho de vivir en sí mismo. Así, podemos disfrutar de las recomendaciones del otro en cuanto a comidas, música, libros, personas, lugares… Compartir recuerdos, emociones, experiencias… Sumar juntos una visión de cada momento, que seguramente sea mucho más rica y con más perspectivas que la que tendríamos en solitario.

El placer sexual

Por último, otra explicación, quizá mucho más placentera en este «amar para salirse de uno mismo», es la del acto sexual.

Si tenemos en cuenta que el acto de amar por excelencia es el sexo, podríamos asegurar que amar a otro en la cama permite también aumentar nuestras sensaciones, y, por ende, nuestro disfrute.

No es lo mismo centrarse solo en nuestro placer egoísta, que aprender a disfrutar del placer del otro. Tanto que hay incluso quien es capaz de excitarse más en el acto de dar que en el de recibir.

Por ello, si bien es difícil saber qué tendría exactamente Charles Baudelaire en la cabeza al acuñar esta icónica cita, podríamos asegurar, sin riesgo a equivocarnos, que el sexo es la mejor herramienta para salirnos, casi literalmente, de nosotros mismos.

Del estrés del día, de la ansiedad por el futuro, del miedo del presente… El sexo es el momento para dejar de ser lo que somos y convertirnos en un cúmulo de sensaciones. Y es que el orgasmo no es sino la capacidad de salirnos de nuestro cuerpo, para volver a ocuparlo, sintiéndonos alguien nuevo…

Sigue leyendo Frases de amor

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos sexuales
– actualizaciones de productos
– ofertas y promociones exclusivas
– y los relatos eróticos de mayor calidad.

* Información necesaria



Sobre Silvia C Carpallo

Periodista y sexóloga, cuenta con varias obras publicadas, siendo una de las sex bloggers más activas y veneradas en el ámbito de la salud sexual.

Deja tu comentario