Las obras que cambiaron el mundo del sexo

A continuación, un tremendo spoiler de Justine o los infortunios de la virtud del Marqués de Sade. No digáis que no hemos avisado.

Cuando la virtud muere atravesada por un rayo, sólo caben dos opciones: hacerse célibe o reflexionar sobre las nociones de lo que consideramos virtuoso. Por nuestra parte, no pensamos que el sexo sea un vicio a erradicar. Es más, creemos que la sexualidad debe ser uno de los temas recurrentes en el desarrollo humano. Por eso, hemos recopilado nuestras novelas eróticas preferidas o las que consideramos que han sido las obras literarias fundamentales en el mundo del sexo; aquellas que han alumbrado un nuevo cosmos bajo el cual gozamos de los placeres más íntimos.

Sigue leyendo…

Novelas eróticas

¿Cuáles son mejores, los relatos eróticos escritos o las películas?

Quizás no nos preguntamos a menudo el porqué de nuestros apetitos sexuales. Los damos por nacidos de manera natural, cuando lo cierto es que se enmarcan en nuestro aprendizaje social. Por resumir, 50 sombras de Grey no habría sido un éxito, si antes no hubiéramos bebido de otras fuentes, tanto literarias como cinematográficas.

Probablemente, desde muy jóvenes habréis oído el típico cuento de “la novela es mil veces mejor que la película”. Pero lo cierto es que cada arte es distinto, cada uno tiene su momento y forma de ser experimentado. A nuestro parecer, tanto la literatura como el cine son placeres de lo más apetecibles. Y si estos constituyen las mimbres de nuestra idiosincrasia sexual o han provocado que desatemos nuestras fantasías, relegando los tabúes que cada día encorsetan nuestra libertad al olvido, ¡bienvenidas sean todas esas novelas y todas aquellas películas!

Las mejores novelas eróticas y películas de la Historia o las obras que cambiaron nuestro cosmos sexual

Kama sutra

Aunque sólo sea por el capítulo de las “Artes amatorias”, la obra atribuida a Vatsiaiana merece la pena ser leída de principio a fin. Puede que parezca algo reaccionario, pero la influencia universal de las “64 artes” (8 formas esenciales y 8 posturas primordiales) sigue erosionando la idea monástica del misionero, como única postura legítima de un sexo destinado meramente a la reproducción. El Kama sutra, o mejor dicho, sus Artes amatorias nos enseñan cada día todas las formas en las que podemos hacer que nuestra pareja goce. Es decir, que amor y sexo no vayan disociados en nuestras vidas.

Las amistades peligrosas

La lectura de esta obra no sólo nos ofrece la moraleja del peligro que conlleva jugar con los sentimientos ajenos. La novela publicada por Pierre Choderlos de Laclos en 1782, también revierte el verso de Jorge Manrique que –erróneamente– empleamos para describir situaciones cotidianas. Y es que un tiempo pasado no pudo ser mejor si en él las mujeres viudas debían mostrarse fieles al luto, o si una condición social o el propio género determinaban el número de amantes que se podían conquistar. Las amistades peligrosas nos muestra, sobre todo, cómo el hombre (Valmont) goza de un estatus superior cuantas más vidas de mujeres deja destrozadas a su paso. Pero, también cómo ese machismo es tan perverso cuando se produce por un hombre, como cuando quién lo encarna es una mujer.

Justine o los infortunios de la virtud

¿Podrías creer que las obras del Marqués de Sade pueden resultar menos sádicas que una película de Tarantino? De hecho, Justine o los infortunios de la virtud es, ante todo, una crítica al epicentro de los valores de la sociedad de su tiempo. Si la virtud se basa en el celibato, aquellos que la persigan encontrarán lo opuesto. La crítica de Donatien Alphonse François de Sade se hace aún más contundente al enfrentar el hecho de que, en la Francia de finales del siglo XVIII, quien nace en la virtud muere virtuoso, con todas las aberraciones que –por su estatus– se le permitan ocultar. Algunas de las imágenes que regala la novela, son evocadas a diario en cualquier página de videos pornográficos de nuestro tiempo. Se puede decir que Sade nos mostró uno de los primeros Gangbangs de la Modernidad.

Historia de O

Ya en nuestro cercano siglo XX surge la pregunta “¿De dónde viene el BDSM?” Vamos a permitirnos una licencia narrativa: Pareciera que Dominique Aury quería conquistar a su amante Jean Paulhan al más puro estilo Valmont, escribiendo la historia de una fotógrafa que se convierte voluntariamente en objeto sexual. Esta es la Historia de O, donde se nos muestra a una mujer a la que las reglas del amor convencional, le hacen descubrir dónde y cuándo puede someter su voluntad para obtener un placer jamás soñado. Ella ingresa voluntariamente en una fraternidad sadomasoquista, que se describe por la práctica del spanking (azotes) y el sexo anal. ¿No os parece que ha tenido bastante influencia?

Emmanuelle

Esta obra describe el viaje iniciático de una joven mujer casada, hacia las experiencias sexuales que sobrevienen cuando se reúne con su marido en Tailandia. En este caso, lo cierto es que la película de 1974 –interpretada por una inolvidable Sylvia Kristel, ha barrido del mapa a la novela publicada en 1959. Tanto sus secuencias explícitas, como los aciertos de guión y dirección han dejado imágenes imborrables en nuestras retinas. La película nos muestra a Emmanuelle aprendiendo desde los placeres de la masturbación (como no podía ser de otra forma con un retrato de Paul Newman) hasta el sexo del amante anhelado (Mario), pasando por relaciones lésbicas y tríos. Todo un clásico que cambió definitivamente la concepción del sexo en nuestro mundo, una historia de sexo que cambió nuestras vidas.

Una de las cosas maravillosas que tienen tanto las novelas como las películas es que, cada vez que se leen, cada vez que se ven, nos hacen aprender un poco más sobre nosotros: lo que queremos y no queremos es tan singular como universal…

Sigue leyendo excelentes relatos eróticos:

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos sexuales
– actualizaciones de productos
– ofertas y promociones exclusivas
– y los relatos eróticos de mayor calidad.

* Información necesaria



Sobre Ana Ruiz

Ana es escritora y madre de tres hijos. Reside en Barcelona la mayor parte del año, disfruta viajando y conociendo otras culturas y lugares, así como asistiendo a congresos internacionales sobre su especialidad.

5 comentarios

  1. Precioso artículo. Ahora me dan ganas de leerme todas… Y también vuestros relatos eróticos; son los de mayor calidad que he encontrado por internet

  2. Muchas gracias, Amalia.

    Yo también pienso que hay historias de sexo excelentes en nuestra sección de relatos,

    Gracias por tu comentario,

  3. Hola!
    Estoy intentando encontrar un relato erotico que lei aqui…. o una idea de un encuentro era.
    Era de una pareja que ella le sentaba a el en una silla, desnudo, con los ojos vendados y atado y ella jugana con el, le excitaba, se masturbaba para que el le oyera…etc.

  4. Hola Amapola:

    El relato del que hablas se titula “Historias reales en mi mail (VI): Vicios de felación”

    Lo puedes encontrar en la sección general de relatos eróticos.

    Disfruta,

    ¡Saludos!

  5. Me encanta el erotismo y lo vuestro es de lo mejor

Deja tu comentario