El trío (I): cómo encontrar a la media naranja del ménage à trois

Del dicho al hecho hay… un montón de vergüenza, indecisiones y nervios (¡muchos nervios!) a la hora de plantear que quieres hacer un trío. ¿Qué? ¿Cómo? ¡Yo no soy de esas! ¿Por quién me has tomado? O ellos: ¡Ni hablar! ¡Nadie va a tocarle un pelo a mi pareja! En fin, cuestiones capilares aparte, el trío es una fantasía de hombres y mujeres que, con total independencia de su orientación sexual, incluye las mismas resistencias morales hacia su consecución.

Chica-chico-chica, chico-chico-chica, chica-chica-chica, chico-chico-chico, chico-chica-osito de peluche… Si quieres hacer un trío olvídate de beber a mansalva para liberar tus deseos con palabras, chatear gratis por la Red o escribir comentarios en foros para conocer a gente. Tampoco te tomes en serio lo del osito de peluche (¡pobre!) y construye una estrategia realista con tu pareja. ¿Estás preparad@?

Sigue leyendo…

Sexo

El trío

Podrías decirme que en un trío no hay ‘medias naranjas’, sino tercios. Pero no es cierto, por suerte o por desgracia las relaciones humanas no suelen regirse por fórmulas matemáticas. Así que, puestos a hacer cálculos, lo primero que tienes que asumir antes de hablar con tu pareja es que ambos debéis comportaros como una sola persona… en lo que a gustos se refiere.

Este artículo va de hacer un trío por primera vez. Si estás buscando consejos para intercambiar pareja, te recomiendo visitar mis artículos para iniciarse como swinger o una historia real sobre la primera incursión de un joven matrimonio en un club. Lo más habitual entre amantes jóvenes (y no tan jóvenes) es que quieran experimentar ciertas fantasías universales, quizás tan sólo por materializar juntos un anhelo omnipresente. Si este es tu caso, sigue los siguientes consejos:

El pacto

A diferencia de los trapicheos entre políticos, el consenso es la parte más complicada del ménage à trois. Casi con toda probabilidad, en lo único que vais a estar de acuerdo es en hacer un trío. Y es que antes de proceder a la búsqueda hay que atar muchos flecos sueltos que creías bien sujetos. ¿Cómo? ¿Quieres que toque a otra chica mientras lo haces con ella? ¿No era yo la única que te excitaba?

No, no eras la única. Y si lo piensas un segundo, él –o ella– no es el único que te excita. En este mundo hay muchas personas que –atractivas o no– te seducirán, aunque sólo sea por el segundo de morbo que provoca su voz o el simple sueño de imaginártelos en la cama. Y no, esto no significa que algo vaya mal en tu relación. Lo único que hay que hacer es ser más sinceros al hablar sobre la atracción sexual.

Que le gustaría penetrarte a la vez que tocas a otro hombre… Pues puede que te apetezca o puede que no. La honestidad y el rango de tolerancia determinarán que vuestra negociación llegue a buen puerto. Sobre la dialéctica conocid@s o extrañ@s, tienes que evaluar el nivel de seguridad emocional. Es decir, si sabes que os amáis y que la persona conocida es de vuestra total confianza, ¡adelante! Bueno, no tan rápido. Si se trata de alguien desconocido, tendréis que generar cierta confianza para poder disfrutar del trío. De otro modo, tanto tu pareja como tú no podréis concentraros en lo realmente importante, que es obtener un placer extra en la materialización de esta fantasía. Además, aún quedan otros flecos que atar: ¿cuáles son los límites sexuales? Y, sobre todo, ¿cuál es el sexo del partenaire en vuestra romántica aventura?

La media naranja   

Ahora que ya sabes si es conocid@ o extrañ@, tienes que pactar el género deseado. Esto sí que es matemático: los dos queréis a un hombre o a una mujer = va bien; quieres que sea hombre y tu pareja, mujer = o pactas dos tríos con personas distintas o abandonas; queréis hacerlo con el osito de peluche = sustitúyelo por un masajeador para parejas que vibre y rote al mismo tiempo y probad su Kamasutra ilustrado.

¿Cómo acordáis lo que se va a hacer en la cama? Siempre he dicho que los mejores estudios son los que se realizan in situ: dormitorio, salón o cuarto de baño, haced el amor. Y hablad, hablad durante el acto de lo que haríais con otra persona o lo que le pediríais que os hiciera. No sólo descubrirás si realmente queréis hacer un trío, también fijaréis lógica y emocionalmente los límites sexuales del ménage à trois.

Entre tanto, prueba a conversar con tu pareja (la sensualidad va más allá del sexo) y descubre todo lo que le pueda gustar en la alcoba (los disfraces y stripteases son una buena forma de perder la vergüenza y explorar fantasías comunes)… Y practica, practica mucho.

¿Quieres saber cómo desenvolverte en la cama con una tercera persona, tener sexo en grupo, cómo comportarte en una orgía o en un club swinger? Abajo encontrarás consejos sexuales y relatos eróticos de interés.

Cómo hacer un trío

Tres maneras de montarse un threesome

SIGUE LEYENDO…

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria