Inicio / Relatos lésbicos / Intercambio de fantasías (III). Pasión oral – Relatos eróticos lésbicos

Intercambio de fantasías (III). Pasión oral – Relatos eróticos lésbicos

Tras La primera vez con una chica y El día después, el tercer episodio de esta intensa serie erótica se desarrolla sobre las arenas movedizas de una relación efímera y las expectativas de Venus sobre el sexo oral con otra mujer.

La pasión oral y la fantasía de la divina O’Hara continúan en Volonté. Si lo deseas, puedes recibir directamente en tu email los últimos relatos eróticos, consejos sexuales y todas las actualizaciones de productos suscribiéndote a nuestra Newsletter.

Intercambio de fantasías (III). Pasión oral

Fotografía: YUKY LUTZ

Las promesas de la noche anterior rondaban mi cabeza, mientras recogía el camisón perdido en el salón. La idea de “devolverle” el sexo oral me ponía nerviosa; sabía que me arrepentiría si ella regresaba a Madrid sin que mi lengua hubiera rozado su sexo.

–¿Quieres ir a un ‘bar de chicas’ esta noche? –preguntó desde el sofá–.

De repente, el estrés de aquellos pensamientos se tornó en inquietud por visitar un pub de lesbianas en pareja. Ya había ido a locales de ambiente, pero jamás a uno exclusivamente para mujeres (¡y menos con una de la mano!). Definitivamente, la idea de salir de fiesta se consumó como algo apetecible; otra nueva experiencia en nuestro intercambio de fantasías.

–Vale –respondí con voz ligeramente temblorosa–.
–¿Sabes de alguno? –preguntó, clavándome la mirada–.
–¡No tengo ni idea! –contesté, regalándole una enérgica encogida de hombros–.
–Pues claro, ¡cómo lo vas a saber si eres hetero!

Intercambio de fantasías III Fruncí el ceño y puse los brazos en jarra. No sabía si era un insulto o su idea de darle un toque de humor a una situación tensa, pero a mí no me hizo ninguna gracia.

–Tranquila… –dijo al ver mi reacción, acercándose desde el sofá para darme un tierno beso en la mejilla–.
–Me encantan las mujeres heteros como tú, ya lo sabes.
–Bueno, yo no sé si soy hetero –dije antes de desviar la mirada–.
–Desde luego no eres lesbiana.
–Lo sé, pero creo que soy bisexual…
–¿Bisexual? –me preguntó enojada–. ¡Qué dices! O te gusta una cosa o te gusta la otra. Y es evidente que a ti te van los tíos. Todo esto es pura experimentación porque te encanta el sexo y punto. No te confundas –dijo mientras regresaba al sofá–.

Ahora sabía que no iba en broma, pero no quise reaccionar ante sus provocaciones. Tampoco pensaba explicarme, era evidente que no me entendía y que tampoco estaba dispuesta a intentarlo. Sin embargo, cuanto más me percataba de lo que distaba entre ambas, más aumentaba mi deseo sexual: lo ilógico de nuestra relación abría las puertas a un mundo salvaje repleto de nuevas posibilidades. Además, me sentía más segura ya que la cosa no iría a mayores; complicarse en un nivel emocional estaba completamente descartado.

Intercambio de fantasías IIIObvié su agresividad, cogí el ordenador y me puse a buscar locales de chicas en Barcelona. Rápidamente, encontramos una fiesta que nos llamó la atención. Sin embargo, la palabra “bisexual” la había dejado helada y apenas me habló en todo el trayecto. Y para colmo de males, el pub estaba casi vacío cuando llegamos…

Durante media hora, me sentí fuera de lugar como una niña perdida en mitad de un recreo sin saber a qué, ni con quién jugar. Por fin el local se empezaba a llenar, las bebidas a correr de mano en mano, al ritmo en que la música mejoraba canción tras canción. Yo observaba. Sorprendida por la cantidad de chicas femeninas, mis ojos se desviaban ineluctablemente hacia las andróginas. Si bien, lo que más extrañeza me causaba era la tentación que sentía por ligar. Fue la primera vez que entendí la desazón (¡y la matraca!) del comportamiento de los hombres en las discotecas. Había tantas mujeres bellas que sólo podía pensar en infidelidades… cuando ni siquiera ella era mi pareja.

El ambiente era más tóxico que el cubata que compulsivamente bebía; el morbo se estaba apoderando de mí. Las chicas se desataban y yo inicié el modo voyeur: me excitaba ver cómo se besaban y bailaban. Estaba claro que algunas eran parejas estables y otras simplemente se acababan de conocer. Sabía que tenía que volver allí otro día…

Intercambio de fantasías III Mis ojos regresaron a su cuerpo, la cabeza volvió a pensar en ella. Permanecía a mi lado, mientras mi mente navegaba en relaciones inaccesibles durante algo más de una hora. Y mi ex–alumna seguía igual de guapa. Y, de repente, me di cuenta de que era la única con la que quería estar de ese local… Y que pese a las diferencias, la tensión y la fría distancia que se había generado, me moría de ganas de notar su ardiente sexo contra mi piel. Era la única persona con la que quería estar en ese momento de mi vida.

–¿Sabes que me encantas? –le dije–.
–¿A pesar de que somos la noche y el día?
–Sí, a pesar de eso –susurré con una sonrisa–.
–Tú también me encantas –respondió como una chiquilla que devuelve un cumplido con la ilusión de haber recibido los Reyes–.
–Oh My God! ¡Qué emoción! –le dije con cierto sarcasmo–.
–Pero nunca saldría con una chica como tú –aseveró, frenando cualquier deriva sentimental–.
–Tranquila, yo tampoco saldría con una chica como tú… –respondí, resuelta a devolver el pueril piropo con media sonrisa–.

En ese instante, agarró mis caderas y me empujó hacia ella, para besarnos apasionadamente en el centro de la pista de baile. Se había iniciado el modo exhibicionista, pero mi estado libidinoso dictó que aquello no iba a durar mucho…

–Vámonos a casa –le dije, comiéndomela con una mirada–.

Me empujó contra la pared del pasillo, casi sin darme tiempo a cerrar la puerta del apartamento. Su lengua se movía con fiereza dentro mi boca, mientras rompíamos los botones de nuestras prendas que, rápidamente, se iban esparciendo por el suelo de la entrada.

Intercambio de fantasías III Ardiendo y completamente desnudas, corrimos de puntillas cogidas de la mano hacia la cama. Tras un breve magreo, separó mis rodillas dejando mi sexo a su entera disposición. Lo miraba reprimiéndose mientras sus pulgares presionaban suavemente mis labios. Suspiré y me relajé, a sabiendas de que iba a hacerme el inolvidable cunnilingus que insistentemente había prometido.

Sujetó mis muslos abriéndolos al máximo. Cada vez que gemía me mordía. Se acercaba a mi sexo… Por fin, noté su lengua titilar febrilmente sobre mi clítoris… El orgasmo era inminente. Tras los espasmos, grité como una loca sumida en el más intenso de los placeres. Ella frenó momentáneamente, pero no despegó su lengua. Tuve que apartar su cabeza porque, mientras recuperaba el resuello, ella volvía a lamerme como si la vida le fuera en ello.

–¿Qué haces? –preguntó con cierta frustración–.
–Ponte de lado.

Sin protestar, se giró hasta que formamos un perfecto 69. La cabeza sobre su muslo y mi lengua apasionadamente jugando con su vulva, intensificaban su excitación demorando el instante en el que alcanzaría su clítoris.

–Para, para –dijo, con la respiración entrecortada–.
–¿Qué ocurre? ¡Estoy disfrutando muchísimo! –exclamé confundida y dubitativa–.
–Lo sé, es que necesito controlar cuándo me corro…

Intercambio de fantasías IIISin dejar lugar a réplica, me giró sobre la espalda y comenzó a cabalgarme. Se rozaba enérgicamente, hasta el punto de hacerme daño en el pubis. Nadie me había explicado que el sexo con otra mujer pudiera ser tan doloroso. Pero yo no me quejaba. Ver cómo perdía el control sobre mí compensaba aquella molestia. Y oír sus intensos gemidos mientras alcanzaba el orgasmo para yacer exhausta a mi lado, era sexualmente más gratificante que muchas otras experiencias.

LELO

Apagué la luz. En la oscuridad, mientras escuchaba su honda respiración soñolienta, me puse a pensar en todas las cosas que había descubierto aquel fin de semana. Sólo faltaban unas horas para despedirnos pero, en lugar de seguir aprendiendo, decidí que le iba a enseñar otras facetas sexuales en las que, quizás, yo volvería a ser su maestra.

Relatos eróticos lésbicos:

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos sexuales
– actualizaciones de productos
– ofertas y promociones exclusivas
– y los relatos eróticos de mayor calidad.

* Información necesaria



Sobre Venus OHara

Venus es la musa inglesa del erotismo español y la diosa del fetichismo. Ha colaborado con las revistas más prestigiosas y trabaja como modelo, actriz y escritora.

9 comentarios

  1. Me Parece Fascinante

  2. Es que Venus es fascinante… 😉

  3. por fin salio pero valió la pena la espera. continuara mas?

  4. Sí, ¡queda un relato más! 🙂

  5. Opino lo mismo valió la pena la espera todavía ahí otro ok good

  6. A ver si conseguimos que la propia Venus nos comente algo. La verdad es que esta serie va ganando en intensidad erótica. Cada relato me gusta más…

  7. cristinacano2014

    Completamente de acuerdo, Ana y deleon.

    Igual le podemos enviar un Tweet para que se pase por aquí a comentar con nuestros lectores.

  8. wow me ha encantado ya quiero leer la cuarta parte de este intense relato.

  9. cristinacano2014

    Hola Bori,

    Tengo buenas noticias: el desenlace se publica este viernes.

    Yo también estoy deseando leerlo… 😉

Deja tu comentario