Suelo pélvico y embarazo: tonicidad y erotismo

¿Estás embarazada o acabas de dar a luz? Seguro que se te ha pasado por la cabeza hacer ejercicios de Kegel para fortalecer tu suelo pélvico. Pues bien, te cuento lo más importante en un nivel físico y erótico sobre el suelo pélvico antes, durante y después del embarazo a continuación.

Sigue leyendo…

Bolas chinas y Kegels

Lo básico sobre suelo pélvico y embarazo

Como ya hemos tratado en anteriores artículos, los ejercicios de suelo pélvico deben estar indicados por profesionales pues te puedes llegar a dañar pensando que estás haciendo un ejercicio beneficioso. Más aún en esta etapa sensible como es el embarazo.

El ejercitar o relajar el suelo pélvico y musculatura de alrededores (según necesidades específicas) es aconsejable antes, durante y después del embarazo. Recordemos la importancia de contraer, pero también la de saber relajar. Cuidar el suelo pélvico nos previene de patologías en un futuro y mejora nuestras relaciones eróticas (sean sola o acompañada).

Después de un embarazo, notamos la zona diferente, «floja» y con sensaciones como hinchazón. Esto se irá pasando con los días y, de ahí en adelante, tendremos que estar pendientes –dentro de lo posible– de si esa «flojera» continúa o, por lo contrario, notamos dolores o tensiones.

Los ejercicios que hagas no solo tendrán que ver con las contracciones de la musculatura de la zona pélvica, sino también con la respiración y el trabajo de la musculatura posterior y profunda de espalda; así como abdominales, oblicuos y transversos.

Este trabajo servirá para:

  • Mejorar la postura: ya sea durante el embarazo o tras él, recuperando la posición natural del cuerpo.
  • Recuperar el diafragma: en esta época estará comprimido por órganos y también necesita readaptarse a la nueva postura y situación.
  • Activar abdomen y espalda: te ayudará tanto a recuperar la posición natural del cuerpo como a trabajar la separación de la musculatura del abdomen y la funcionalidad de la faja abdominal, en general. Notarás este trabajo al retomar la actividad física que puede que hicieras anteriormente, o, a la hora de las sensaciones en los encuentros eróticos.
  • Recuperar sensibilidad, capacidad de relajación o recuperarnos de cicatrices.

Los beneficios que buscamos son:

  • Estar preparadas físicamente para parto y postparto.
  • Recuperar la postura natural de nuestro cuerpo.
  • Optimizar la recuperación de cicatrices, diástasis (separación de músculos del abdomen) y musculatura pélvica en general.
  • Reducir los tiempos de recuperación física e influir positivamente en nuestra calidad de vida.
  • Cuidarnos… con todo lo que ello conlleva. En estas etapas vitales y todas es fundamental el dedicarse un tiempo de auto-cuidado y no perderlo de vista. Y quien dice cuidarnos dice re-conocernos.
  • Recuperar sensaciones de placer y explorar las nuevas. Todo el trabajo que tenga que ver con el ejercicio y/o relajación de la zona genital supone una mejora de nuestras sensaciones y sensibilidad. Sumando ese auto-cuidado también mejoraremos las sensaciones en la zona genital, lo que no quiere decir que te olvides de trabajar tus zonas erógenas. ¿Sabías que durante o tras el embarazo pueden estar activadas otras que antes no lo eran?

Hablemos de placeres y embarazo

En esta etapa es vital que te cuides y también que disfrutes… Durante el embarazo, lo erótico va en función de las «fases hormonales». Si vas a usar juguetes eróticos, es importante que los materiales sean los adecuados y la higiene de los objetos sea correcta. Existen estudios sobre los efectos de los ftalatos durante el embarazo, por lo que debes asegurarte de que no estén fabricados con este grupo de compuestos químicos. Por lo demás, no te niegues el disfrute.

Entonces, ¿puedes usar cualquier tipo de juguete cuando lo desees?

No exactamente. En el tercer trimestre de embarazo se desaconseja el uso de intracavitarios. Es decir, no está recomendado usar juguetes para insertar en la vagina.

Ya en el postparto, los objetos de placer también contribuyen a recuperar el tono muscular. Recordemos que las bolas chinas ayudan a tonificar y no son para todos los casos, pero suelen convertirse en un recurso estupendo si son necesarias. De este tema hemos hablado aquí.

Si eliges vibradores, la estimulación típica activará un tipo de fibras musculares que ayudan a recuperar el tono muscular (si ese fuera el objetivo), con lo que cualquier juguete que vibre será bien recibido tanto para tu salud perineal como para el disfrute.

Es importante re-conocer el área y las zonas erógenas. Y ten en cuenta que los juguetes no son exclusivos para la zona genital, puedes recorrer todo tu cuerpo –o que lo recorran– buscando nuevas sensaciones y zonas de placer. Y no olvides que si usas lubricantes, deben ser a base de agua.

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos sexuales
– actualizaciones de productos
– ofertas y promociones exclusivas
– y los relatos eróticos de mayor calidad.

* Información necesaria



Sobre Vanessa Pazos

Creadora de la web Sexeducando, Vanessa es una persona apasionada por la sexología, la educación de los sexos y una experta en suelo pélvico. Su lema es "Educación, sexología, fisioterapia, cuerpo y placeres en eficaz combinación".

Deja tu comentario