Inicio / SEXO Y RELACIONES / Bienestar sexual / Vaginismo y anorgasmia: qué son, cómo se producen y qué hacer

Vaginismo y anorgasmia: qué son, cómo se producen y qué hacer

¿Qué son exactamente el vaginismo y la anorgasmia? Seguro que habéis oído y leído estos términos por doquier. De hecho, son de uso común, pero hemos descubierto que existe mucha información confusa. Por nuestra parte, vamos a intentar explicarlos de la manera más sencilla posible, ofreciendo soluciones sin frivolidad y sin trivializar, pero también despojándolas del drama que las envuelve con los consejos de la reputada sexóloga Valérie Tasso.

Consejos sexuales

Por ello, comenzaremos por decir que siempre que las causas provengan de experiencias sexuales traumáticas u orgánicas recomendamos acudir, sin miedo ni vergüenza alguna, a los especialistas adecuados: la mayoría de los países hispanohablantes cuentan con los mejores profesionales de la Medicina y los sexólogos y sexólogas más serios del Planeta. Disfrutar de la sexualidad es, definitivamente, una cuestión de salud tan consustancial a la vida como cualquier otra. Si un brazo roto te lleva al traumatólogo, un trauma sexual te debe llevar al psiquiatra y/o psicólogo especializado.

Juguetes eróticos

Sin embargo, y por mucho que pueda sorprender, la mayoría de las causas asociadas al vaginismo y la anorgasmia suelen provenir de cortapisas culturales, concretamente, educacionales.

¿Qué es el vaginismo?

  • Es una dolencia poco corriente.
  • Son espasmos involuntarios de los músculos de la vagina.
  • Suele darse por causas psíquicas.
Genéricamente, el vaginismo es un tipo de coitalgia, es decir, se trata de un dolor que impide realizar el coito o no permite disfrutarlo como consecuencia de las contracciones musculares de la vagina. Esto no significa que una mujer que padezca vaginismo no alcance orgasmos ni pueda disfrutar de juegos eróticos o del sexo oral, por ejemplo. Puede ser que la mujer, normalmente por causas psíquicas, nunca haya podido tener sexo coital (en tal caso, se denomina vaginismo primario) o que, de repente, debido a infecciones, cirugía, parto o, de nuevo, surjan motivos psíquicos que causen la coitalgia sobrevenida o vaginismo secundario. Cuando se alude a las causas psíquicas del vaginismo se suele hacer hincapié en el miedo proveniente de tabúes culturales y/o una mala o carente educación sexual.

¿Qué es la anorgasmia?

  • Es una disfunción excesivamente común, sobre todo la anorgasmia relativa.
  • Es la inhibición del orgasmo, no del placer ni del deseo sexual.
  • Suele darse por causas psíquicas, entre las que destacan los motivos culturales, en concreto, los educacionales.
La anorgasmia es, sencillamente, la incapacidad de alcanzar el clímax. Ahora bien, se establecen 5 tipos de anorgasmia en función de si nunca se ha tenido un orgasmo (primaria) o si, por alguna razón, se han dejado de tener orgasmos (secundaria).

También, decimos que existe anorgasmia situacional cuando la mujer solo alcanza el orgasmo bajo ciertos condicionantes (por ejemplo, solo en la cama en una postura sexual, solo en silencio, solo con el ruido ambiental del borboteo del agua, etc.); o bien, hablamos de anorgasmia relativa cuando únicamente se alcanza el clímax con una forma de estimulación (por ejemplo, la estimulación del clítoris); y anorgasmia absoluta, cuando –aparentemente– no existe método ni circunstancia en la que se pueda lograr el orgasmo.

Una vez que ya tenemos una idea general de lo que son el vaginismo y la anorgasmia, hemos querido profundizar y pedir consejos profesionales a una experta: Valérie Tasso.

Consejos sexuales de Valérie Tasso

Vaginismo

El vaginismo, contrariamente a lo que muchas mujeres puedan creer, es una de las dificultades sexuales que mejor responde a la terapia sexológica. Básicamente, esta consiste en la progresiva adaptación de los músculos de la vagina, bajo la supervisión del terapeuta, y a través de dildos de diversos grosores, a una situación de penetración. Recordemos, ya que hemos mencionado el término “penetración,” que la realización del coito no es la única dificultad de la mujer que padece vaginismo; si acaso una de la menores, pues el impulso involuntario que ejercen los músculos responsables de la movilidad vaginal, que, por cierto, son muy poderosos, impiden, por ejemplo, que se pueda realizar una inspección ginecológica rutinaria o que se puedan usar tampones o copas menstruales y, en general, que el desarrollo de la sexualidad de la mujer se vea en cualquier caso dificultado.

Las causas de orden traumático que llevan al cuerpo de una mujer a manifestar ese involuntario gesto de rechazo no suelen ser para nosotros, los sexólogos, un motivo de la máxima prioridad, pues como decíamos al principio y por lo que nos demuestra nuestra experiencia clínica, el cuerpo es muy capaz de “aprender” que la introducción de algo en la vagina no es inequívocamente sinónimo de agresión. Es por ello que la adaptación progresiva y pausada, sin mayores exigencias a esa circunstancia que en principio rechaza, suele dar unos resultados óptimos y rápidos en el tratamiento de esta dificultad sexual.

Anorgasmia

En relación con la anorgasmia femenina, hay que tener una cosa muy clara desde el principio: la dificultad que pueda tener una mujer sexualmente madura para alcanzar el orgasmo no radica casi nunca en cuestiones derivadas de una alteración fisiológica, sino en el hecho de no haber conseguido permitir que su cuerpo reaccione de manera natural a la llegada del orgasmo. Esto es algo que a mucha gente le cuesta entender; la mujer debe aprender a permitirse un orgasmo. Para muchas mujeres, al contrario que para la mayoría de hombres, el orgasmo no es algo que se “dé” de manera natural cuando alcanzan una relativa o total madurez sexual. No es algo que acontece de una manera espontánea sino que es algo que, en el proceso de conformación de su sexualidad aprende (o no) a permitir que suceda. Ello es debido, sin duda, a factores culturales, pero también fisiológicos, pues la maquinaria del goce femenino es extraordinariamente más compleja y frágil (aunque posiblemente, y a la larga, mucho más satisfactoria y variada) que la de los varones.

Sabiendo esto, cuando nos encontramos en consulta con problemas de anorgasmia, lo primero que debemos evaluar es el tipo de anorgasmia que presenta nuestra paciente y valorar someramente su perfil. Mujeres con mucha necesidad de control (no olvidemos que el orgasmo es un breve pero grandísimo “descontrol” de orden existencial) o mujeres con temperamentos muy ansiosos (el primer orgasmo siempre requiere de una infinita paciencia y tranquilidad) o temperamentos melancólicos o “culpabilizadores” suelen estar en muchas ocasiones detrás de esta dificultad sexual.

Una vez tenemos encuadrado el marco que produce el bloqueo y la frecuencia con la que este se produce, solo se trata de “acompañar” a la paciente en su proceso de apertura, de permisibilidad, a la experiencia del orgasmo.

Decir, por último, que los juguetes sexuales, especialmente los destinados a la estimulación progresiva del clítoris, son nuestros mejores aliados externos en el tratamiento de estas dificultades.

La mejor forma de obtener un orgasmo es despreocuparse por tenerlo, y dejar de auto-observarse con pensamientos negativos alrededor de la propia sexualidad y del propio cuerpo (lo que Masters y Johnson denominaron “spectatoring”, anglicismo imposible de traducir). Este desdoblamiento de la persona (donde vive la experiencia sexual para observar [y probablemente evaluar] cómo la está representando) suele ser el peor enemigo de una interacción erótica plena.

Conclusión

En ambos casos, y sé que es más fácil decirlo que hacerlo, hay que desdramatizar estas dificultades sexuales y acudir a un sexólogo. La gran mayoría de las personas que sufre de vaginismo y/o de anorgasmia, tiene tendencia a pensar que nunca podrá tener una vida sexual “normal” (¿qué es la normalidad en cuestiones de sexualidad? Quizá, ese pensamiento también forma parte del “autosabotaje” de la paciente, de manera inconsciente).

Solemos darles demasiada solemnidad  a los problemas sexuales. Quitarse esta idea de la cabeza ya es un primer gran paso para ser receptiva a la terapia.

Ejercicios de suelo pélvico y orgasmo femenino:

Recibe nuestra Newsletter

Y disfruta exclusiva y gratuitamente de:

– consejos
– vibradores
– posturas sexuales
– ofertas y promociones exclusivas
– y los mejores relatos eróticos.

* Información necesaria



Sobre Cristina Cano

Cris se unió al equipo de LELO a comienzos del año 2012. Cuando sale de la oficina, suele reunirse con sus amigas para comentar los temas sobre los que ha escrito recientemente. Vive en Madrid, y asegura que es una de las mejores clientas de LELO.

Deja tu comentario